¿Cómo funciona la Bolsa Boliviana de Valores?

María Elena Ortega Echenique
viernes, 14 de noviembre de 2014 · 20:46
La evolución económica nacional se caracteriza por el desarrollo de la microempresa, cuyo crecimiento va necesitando la fuerza laboral de más de una persona y representa entre el 70 y 80 % de la actividad económica contemporánea, que se caracteriza por el pago casi inexistente de impuestos al Estado.
Por esta razón se hace imprescindible que la empresa individual o microempresa ceda el  paso a la empresa colectiva; es decir, a la sociedad en su forma más evolucionada, que es la sociedad anónima, pasando por la mediana y hasta llegar a la gran empresa.
Simultáneamente, el papel del Estado se afirma en el dominio económico-financiero, y los poderes públicos deben hacer frente a gastos importantes en infraestructura, educación y salud, ya sea procediendo directamente a las inversiones que exige el patrimonio nacional o asociando sus fuerzas a las de empresas privadas, conformando así las empresas mixtas.
En Bolivia esta evolución deberá conducir al crecimiento de empresas privadas, estatales y mixtas que se procuren capitales propios y capitales de empréstitos a mediano y largo plazo, mediante la realización de emisiones en el mercado primario y en el mercado de valores mobiliarios.
De esta manera, el ahorro interno es constantemente demandado bajo la forma de emisión de acciones, obligaciones, ventas, bonos del Estado u otras formas de emisión de valores.
Estos valores mobiliarios deberían ser ampliamente difundidos en el público, gracias a la magnitud de las negociaciones a que pueden dar lugar y que necesitan la organización de mercados especializados, como nuestra existente Bolsa Boliviana de Valores (BBV).
El mercado de valores mobiliarios en Bolivia está bien organizado y llena un cierto número de condiciones, como ser:
- Las negociaciones son relativamente fáciles y rápidas de realizar, a pesar de la complejidad de que algunos contratos de valores mobiliarios puedan ser objeto.
- Es necesario vigilar cuidadosamente la corrección de las transacciones en un dominio, donde el dolo y la malversación pueden tener lugar fácilmente.
-  El mercado de un valor determinado debe ser amplio, centralizando ofertas y demandas para dar a dicho valor su cotización.
- Las cotizaciones practicadas deben ser objeto de medidas de publicidad para informar a todos los interesados, compradores y vendedores o, simplemente, a propietarios de títulos que desean diversificar su portafolio.
Entre los valores más usualmente negociados en Bolsa están:
- Los bonos emitidos por el Tesoro y el Banco Central de Bolivia, las municipalidades y otras instituciones del Estado, que son los instrumentos más importantes negociados en la BBV.
- Las  acciones, que son títulos otorgados a los accionistas para constatar sus derechos de asociados a una empresa. Su remuneración es el dividendo. Existen diferentes categorías de títulos: de capital, ordinarios, privilegiados, nuevos y pueden ser al portador o nominativos.
- Las obligaciones son títulos de acreencias negociables, nominativos o al portador, que provienen de la división de un empréstito en cupos de un mismo monto. La remuneración de la obligación es la tasa de interés.
- Los bonos emitidos por las empresas privadas.
-  Cédulas hipotecarias, pagarés, letras y otras clases de obligaciones de sociedades.
- Los certificados de reintegro tributario emitidos por el Ministerio de Economía y Finanzas y los depósitos a plazo fijo emitidos por el sistema financiero.
- Las colocaciones de las compañías de seguro y sociedades de naturaleza social y sindical.
Otros títulos valores:
Dichas operaciones se encuentran bajo la constante vigilancia de la Autoridad de Pensiones, Valores y Seguros, la cual toma decisiones sobre todas las cuestiones de carácter general que se refieren al buen funcionamiento de la BBV; controla la información que los tenedores y el público poseen en sociedades que llaman públicamente al ahorro interno y asegura la transparencia de dicha información.
El funcionamiento de la BBV, regulada hace más de 25 años, constituye un hito en la historia financiera y económica del país, al cual empresarios, banqueros, hombres de negocios y público en general deberían interesarse y brindar todo su apoyo, y ampliar su conocimiento en el funcionamiento de esta institución.

María Elena Ortega Echenique es economista PhD© titulada de las universidades de París y trabajó en el Banco Central de Bolivia.

 

Página Siete se reserva el derecho de editar, por razones de claridad y extensión, todas las colaboraciones no solicitadas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

161
108

Comentarios

Otras Noticias