La nueva Asamblea Legislativa

Editorial
martes, 2 de diciembre de 2014 · 20:40
No es la primera vez que presenciamos una Asamblea Legislativa diversa, con actores provenientes de diferentes sectores, regiones y etnias; con diversidad de género, de opciones sexuales, de oficios y de origen étnico... Sin embargo, esta nueva Asamblea Legislativa tiene algunas (nuevas) particularidades que la hacen diferente.
El día lunes 1 de diciembre, cuando, a poco más de un mes de asumir un nuevo mandato, el presidente Evo Morales y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) entregaron credenciales a las 352 autoridades  electas en los comicios del pasado octubre, fue justamente el Primer Mandatario quien destacó la pluralidad del flamante Congreso (aunque para ser más precisos habría que decir la diversidad).
En efecto, ésta será una Asamblea con una mayor participación de mujeres, que aunque no alcanza a la mitad exactamente, se acerca a esta cifra, llegando al 48%. Las nuevas (o reelectas) legisladoras ingresaron luciendo sus mejores atuendos; entre polleras, mantas y otras indumentarias típicas.
 Pero, además de la considerable participación femenina, esta Asamblea ha mostrado la presencia nunca antes tan clara y definida de algunos sectores. Mineros sindicalizados, cocaleros, cooperativistas, choferes, gremialistas y representantes de otros sectores que adquirieron representación parlamentaria son ahora parte del Congreso boliviano.
Punto aparte para la presencia de jóvenes y también representantes de las diversas  opciones sexuales.
Los nuevos asambleístas, luego de este primer acto que tuvo mucho de simbólico y que además duró más de cinco horas, coincidieron en ofrecer a la ciudadanía una gestión concertadora, propositiva y fiscalizadora. Más aún: el exministro y ahora senador Carlos Romero (MAS) sostuvo que independientemente de los dos tercios del partido oficialista, planteará una Asamblea "de concertación y de consensos”. Y Manuel Canelas, también del MAS, dijo que "al margen de tener más de los dos tercios en la Asamblea, tiene que existir una vocación de diálogo”.
Es de esperar que así sea. Que no sólo haya diálogo, sino debate de ideas -que es la esencia parlamentaria- y que esa diversidad se traduzca en verdadero pluralismo -ergo tolerancia al otro y al disenso-. Finalmente, habría que tener presente lo ofertado por otros legisladores, en cuanto a la fiscalización de la gestión pública, tan importante para la salud de la democracia y tan cuestionada (por no haberse realizado) en la anterior legislatura.
 Habría que recordar -aunque sólo sea para reafirmar lo prometido por esta nueva camada de asambleístas- que ya con dos tercios  el Movimiento Al Socialismo controló férreamente al saliente Congreso y fueron escasas las oportunidades donde realmente se sostuvo un diálogo con las minorías, más bien, por el   contrario, se priorizó la "concertación” por bloques con las organizaciones sociales.
Ahora, antes de que inicien sus funciones,  tanto oficialistas como opositores, ya están adelantando proyectos en los que quieren trabajar e ideas que quieren discutir, pero, es de esperar, no sea sólo "la emoción del momento”. No olvidemos que precisamente ha sido en esta reciente elección general donde más claramente se han advertido las pugnas por cuotas de poder de ciertos sectores; donde más evidente ha sido esta repartición de espacios y donde mayor número de sectores, nítidamente representados, tienen a partir de hoy  presencia parlamentaria. ¿Será que estos legisladores ponen en un primer lugar el bien del país aunque que no favorezca a sus sectores?, ¿cómo se gestará el diálogo y el debate democrático de ideas en estas condiciones?, ¿será que las minorías pueden participar y ser escuchadas? y, finalmente, ¿será que esta amplia presencia femenina se traduce en equidad de género como transversal?

 Son muchas las interrogantes ante esta nueva Asamblea; tantas como las expectativas de que ésta sea el espacio de mayor ejercicio y respeto de los valores democráticos. Habrá que ver.

No olvidemos que precisamente ha sido en esta  elección general donde más claramente se han advertido las pugnas por cuotas de poder.

¿Será que las minorías pueden participar y ser escuchadas?, ¿será que esta amplia presencia femenina se traduce en equidad de género transversal?

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias