Cara o cruz

“Gracias a Dios” el MAS está en el poder

Raúl Peñaranda U.
miércoles, 19 de febrero de 2014 · 20:16
El presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, lanzó una declaración que podría ser la primera de su futuro libro Marceladas.  Primero fue el texto Evadas y luego Alejandro Almaraz propuso publicar Alvaradas. Elío no quiere quedarse atrás.
El diputado dijo, citado por ERBOL: "deberíamos dar gracias a Dios que estamos nosotros en función de gobierno, que hemos generado las condiciones logísticas como para atender demandas de esta naturaleza” (en referencia a las inundaciones).
Existen decenas de cosas que comentar sobre la sorprendente declaración, pero citemos la más evidente: no, no hay nada por qué dar gracias a Dios, debido a que el Gobierno no ha generado ninguna de las condiciones logísticas para atender ni éste ni otros desastres causados por la naturaleza.
Éstos son los datos: 70.000 niños no pasan clases debido a que sus escuelas están inundadas, unas 60 personas han muerto desde el inicio de la época de lluvias, la mayoría de los helicópteros que envía el Gobierno carga  sólo 300 kilos de vituallas, 300 mil  personas están afectadas por las lluvias, unas 80 comunidades no son asequibles por tierra o aire y sus habitantes están en riesgo, miles de personas no logran acceder a agua potable, otras tantas más están bajo riesgo epidemiológico y un millón de cabezas de ganado está  en peligro.
Con todo eso no se sabe bien cuál es la "logística” que ha utilizado el Gobierno para "atender” el problema.
Elío añadió que el desastre está siendo utilizado políticamente por la oposición, "para aprovecharse de los recursos que pueden venir de la cooperación internacional”. El Gobierno se ha enredado innecesariamente en este debate. Si quería ganar votos con eso, no lo va a lograr.  Beni es uno de los dos departamentos seguros en los que el masismo no tendrá mayoría en las elecciones de octubre próximo (el otro es Santa Cruz).
 Después de las muestras de arrogancia exhibidas desde el Presidente para abajo en este tema, insistiendo que la ayuda internacional no es necesaria, cuando a todas luces lo es, el oficialismo debería olvidarse hasta 2019 de intentar ganar en esa región. O quizás fue ésa su argumentación: "como ya hemos perdido las esperanzas de tener mayoría en  Beni, entonces no moveremos un dedo para hacer más eficiente la ayuda”.
El agreste ministro Juan Ramón Quintana ha usado nuevamente su diccionario de epítetos para chocar contra el gobernador beniano Carmelo Lens y le ha dicho que gaste los alrededor de 120 millones de bolivianos con los que cuenta "en bancos” la Gobernación beniana. Añadió que con ese dinero se podrían comprar botas, carpas y alimentos, entre otros. Veamos. Si Lens quisiera comprar esas botas, por ejemplo, no las encontraría en el mercado, no sólo beniano sino nacional. Aunque fuera con los billetes en una bolsa no tendría dónde adquirir lo que su pueblo necesita. No hay donde. ¿O el lector cree que en el mercado trinitario hay 20.000 botas esperando   ser adquiridas? ¿O 10.000 carpas? ¿O agua potable? ¿O medicinas?
La otra idea forzadamente errada del oficialismo es que si se declarara zona de desastre y llegara la ayuda internacional (que, pese a que el Gobierno la rechaza, igual ha empezado a ser recibida), Bolivia perdería "soberanía”. Habría que recordarle que, hace poco, Bolivia envió ayuda alimenticia a Venezuela, por ejemplo, y no parece ser que ese país sea menos soberano desde entonces.
Usemos otros casos: en 2013, Europa central fue afectada por graves inundaciones que causaron muertes y enormes pérdidas. Alemania, Austria y República Checa, por ejemplo, pidieron ayuda internacional. Y Bolivia la rechaza.
Las razones de esta actitud son otras: por una parte, impedir que Lens pueda administrar la ayuda y, así, reducirle protagonismo. Por otra, el alto ensoberbecimiento hace que las autoridades crean que todo lo pueden. Tanto, que consideran que hay que darle gracias a Dios porque están en el poder.
 

Raúl Peñaranda U. es periodista.

El alto ensoberbecimiento hace que las autoridades crean que todo lo pueden.

Comentarios

Otras Noticias