Vamos a andar

Fuerzas Armadas y descolonización

jueves, 1 de mayo de 2014 · 20:48

Llevamos ya semanas con el problema planteado por los suboficiales de nuestras Fuerzas Armadas, sus reclamos, la drástica respuesta del Alto Mando que ha dado de baja a un grupo importante de suboficiales, la solidaridad de grupos como los Ponchos Rojos y, sobre todo, una serie de comentarios en que se califica todo ese movimiento como una maniobra conspirativa contra el Gobierno   y contra la democracia  , probablemente apoyada desde afuera del país.
Nadie está en condiciones de definir con precisión lo que pasa, ni de calificar o descalificar a sus protagonistas, pero parece que, en todo caso, lo que debiera primar es la serenidad, la voluntad de comprender lo que pasa y la búsqueda de soluciones pacíficas. Es dentro de este marco que quisiera proponer algunos elementos de juicio.
Para empezar, sería pertinente aprovechar la ocasión para preguntarnos si efectivamente necesitamos tener Fuerzas Armadas. No olvidemos aquellas palabras del presidente Evo cuando dijo que Bolivia está llamada a seguir los pasos de Suiza; y resulta que uno de los secretos del desarrollo de Suiza,   país mediterráneo, pequeño y carente de recursos naturales,   ha sido precisamente su definición de Estado pacifista, neutral y, por tanto, sin ejército.
Pero también está claro que hoy por hoy la institución militar está plenamente reconocida por la Constitución y, probablemente, por una gran mayoría de la población; se trataría, por tanto, de una reflexión a largo plazo.
Ahora bien, lo que también está claramente planteado en la Constitución es la descolonización de este Estado Plurinacional en todas sus instancias, por lo tanto también en el nivel militar. Sin embargo, un general acaba de formular por televisión la amenaza de que cualquier intento de descolonizar las Fuerzas Armadas ¡llevaría a la guerra civil! (¿será que alguien ha puesto en su lugar y/o sancionado a ese general?), lo que viene a ser un síntoma de lo problemático que resulta el tema.
Muchas y muchos pensamos que la institución armada es esencialmente colonial (y que el servicio militar constituye más bien un eficiente mecanismo de colonización y de reforzamiento de la mentalidad patriarcal). Pero también son muchos los que creen que esa descolonización es posible.
Ése sería el punto de partida más idóneo para interpretar el conflicto planteado por la movilización de los suboficiales, clases, sargentos y similares. Porque, en el fondo, lo que piden es dejar de ser una casta inferior   dentro de una institución que como conjunto ya tiene espíritu de casta; ahí se sitúan sus demandas salariales, de formación profesional y de trato respetuoso.
A primera vista no hay nada subversivo ni conspirativo en esas demandas, y si lo hubiera habría que separar ese componente del relacionado con los derechos humanos. Sabemos que desde el año 2006 va creciendo la frustración en muchos suboficiales, que esperaban ser más tenidos en cuenta por un gobierno que consideraban suyo (y por el que habían votado).
Al cabo de más de ocho años, ¿no sería recomendable dialogar con los descontentos sobre todos estos puntos, aunque sólo fuera para dejar sin causa ni pretexto a eventuales conspiradores? ¿Quién saldría perdiendo si se satisfacen esas demandas? ¿Tal vez cierto tipo de oficiales, que se sentirían frustrados de no tener por debajo una casta inferior? Razón de más para proceder a esa pequeña reforma de manera pacífica y consensuada.
En todo caso, seguirá pendiente la gran reforma de dedicar ese numeroso equipo de militares   que ha costado profesionalizar y que son dignos de todo respeto   a tareas reales de producción, planificación y desarrollo plurinacional, olvidando la tarea ficticia de defensa de nuestra soberanía, que, hoy por hoy, no se encuentra amenazada, y que si un día se encontrara podría defenderse mucho mejor desde una afirmación de pacifismo y neutralidad que con una fuerza militar que, por mucho que la mejoremos, seguirá siendo inevitablemente inferior a la del potencial agresor (y si no, repasemos nuestra consternadora historia bélica). Pero éste es un tema para después.

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

 

 Seguirá  pendiente la gran reforma de dedicar ese numeroso equipo de militares a tareas  de producción, planificación y desarrollo plurinacional.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias