Atando cabos

Apuntes sobre la reforma laboral

Rodolfo Erostegui T.
lunes, 02 de junio de 2014 · 20:18
La reforma laboral debe tener dos fuentes de inspiración: el mercado de trabajo y las características de la relación laboral.
La primera es importante, dado que en el país la mayoría de las empresas son pequeñas. Estas empresas concentran aproximadamente al 80% del empleo. Sin embargo, nuestra legislación laboral toma como modelo a las relaciones laborales que se presentan en las grandes empresas.
En las pequeñas y en las microempresas se encuentran, a diferencia de los otros segmentos empresariales, relaciones familiares, compadrazgo, amistad y también relaciones típicamente capitalistas.
En las pequeñas unidades, las condiciones materiales en las que se desenvuelve la relación laboral, es decir, las edificaciones son improvisadas: una vivienda es un lugar apto para iniciar un emprendimiento. Por otro lado, las maquinarias y equipo son antiguos.
La segunda inspiración debe partir de la revisión de los conflictos laborales registrados en el Ministerio de Trabajo. En otras palabras, estudiar de qué se quejan individualmente los trabajadores y cuáles son los conflictos colectivos. Al parecer las principales quejas individuales se producen porque el empleador no cumple con lo pactado al momento de iniciar la relación de trabajo, sobre todo en los aspectos económicos.
En nuestro país  nuevamente se está abriendo un espacio para debatir el tema de la reforma laboral. La actual legislación data de 1939. Una de las características en todas las reformas laborales es aquella que nos indica que la Ley General del Trabajo (LGT) se volvió ideología.
Ningún artículo de su contenido se puede tocar. Se dice que protege a los trabajadores. Sin embargo, vemos que aproximadamente el 80% de la población ocupada no tiene protección jurídica.
En algunos países, como  Perú, se procedió a reconocer las diferencias entre los distintos tipos de empresas. A partir de ello se aprobó una nueva legislación laboral para las microempresas.  Este reconocimiento está enmarcado en una ley de fomento a este tipo de empresas.  
De esta manera, en dicho país conviven dos regímenes laborales. Los microempresarios deben cubrir fundamentalmente el costo de la atención médica de los trabajadores y su familia en el seguro social al igual que todas las empresas. Se tiene un régimen de despido, de vacaciones, pagos de bonos, etcétera. De esta manera estos empleadores formalizan sus relaciones laborales ante las distintas instancias estatales.
La tendencia a la reforma laboral, con excepción de España, no transita por los caminos flexibilizadores, sino que en los marcos protectivos del trabajador  se procede a reconocer los fallos y vacíos de las legislaciones vigentes. En otras palabras, la reforma laboral protege en aquellos aspectos que por ahora las leyes muestran déficits.
En nuestro país, como dijimos anteriormente, hay iniciativas de reformar la legislación. Estas iniciativas, algunas estatales, otras originadas en las decisiones de organizaciones sindicales y otras desde el ámbito académico.
El viernes pasado, un grupo académico independiente, que trabajó con la cobertura de la Fundación Prisma,  presentó en el Colegio de Abogados una propuesta interesante de nueva legislación laboral. Esta propuesta incide,  entre otras modificaciones, en la solución de las controversias individuales para facilitar al trabajador despedido el cobro de sus beneficios sociales y/o sueldos no pagados.  También incluye aspectos para que los trabajadores puedan realizar una huelga sin mediar ningún trámite en algunos casos específicos.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

Un grupo    académico independiente presentó en el Colegio de Abogados una propuesta interesante de nueva legislación laboral.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias