Un día para el peatón y el deporte

Editorial
martes, 9 de septiembre de 2014 · 20:28
En ciudades tan contaminadas y con tráfico tan caótico como estresante resulta un solaz para la mente y el espíritu que se determine un día sin vehículos y que los peatones, permanentemente agredidos en su tránsito por las calles, amenazados por bocinazos impacientes y conductores imprudentes, pueda dedicar una jornada a disfrutar del paseo, la práctica del deporte y del disfrute de los espacios públicos.
Por otro lado, con la ausencia de vehículos en las calles, se contribuye a mejorar la calidad del aire y disminuir -así sea brevemente- la contaminación ambiental y acústica. Según reporte de la Alcaldía de La Paz, el Día del Peatón aportó a que se disminuya la contaminación atmosférica en un 50% y la polución acústica bajó entre 78 y 50 decibeles.
El Día Nacional de Peatón y del Ciclista en Defensa de la Madre Tierra, establecido por la Ley Nacional 150/2011, se realiza desde hace tres años en todas las capitales del país. Este año seis de las nueve capitales de departamento acataron la medida. El presidente Evo Morales anunció que planteará ante las Naciones Unidas que se realice el "Día del Peatón y el Ciclista” a nivel internacional, el primer domingo de septiembre. De hecho, en varios países del mundo ya se realizan actividades similares: En España, por ejemplo, se efectúa el "día sin coches”, al igual que en Francia y Bélgica. En los años 70, algunos países europeos prohibieron el uso de vehículos los días domingos debido a la crisis energética que se vivió en la época.
Con todo, a pesar de quienes la disfrutaron y quienes la defienden, la medida tiene también detractores. Transportistas y comerciantes reclamaron este año, como en todos los anteriores, por los perjuicios que sufren en sus actividades y ventas; y muchos ciudadanos también se quejaron por sentir que se les priva de sus derechos de libre circulación.
Lo cierto es que, como cualquier actividad, tanto las autoridades locales como nacionales debieran evaluar algunos cambios que quizá sean necesarios a fin de no generar perjuicios a quienes viven del comercio dominguero y a quienes tienen otras actividades laborales o personales que realizar. Un buen ejemplo es el cruceño, que dedicó todo el segundo anillo a los deportistas y peatones y permitió al resto de la ciudadanía cumplir con sus obligaciones.

En cualquier caso, una medida positiva como esta debe evolucionar para incorporar más y mejores actividades para quienes la comparten, y procurar respetar los derechos de quienes no desean sumarse a ella. Las ciudades  deben ser espacios plurales y de buena convivencia.

Con la ausencia de vehículos en las calles se contribuye a mejorar la calidad del aire y disminuir la contaminación ambiental y acústica.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias