Los delitos dentro del Ejército

Editorial
miércoles, 10 de septiembre de 2014 · 20:33
Un hecho reciente ha venido a sumarse al demasiado extenso historial de atropellos e incluso  crímenes que se cometen al interior de las Fuerzas Armadas  y que llevan a poner en riesgo su credibilidad como institución del orden.
Hace unos días, dos sargentos del Ejército (instructores del servicio premilitar) fueron acusados de abusar sexualmente a dos adolescentes que cursaban el entrenamiento premilitar y asesinar a una de ellas, Carmen Mollo, de 17 años. Según los reportes, los instructores militares invitaron  a las adolescentes a celebrar el fin del periodo de entrenamiento y las habrían embriagado y dopado para abusar sexualmente de ellas. Producto de ello, Carmen perdió la vida y su acompañante y prima, Vanessa, fue amenazada de muerte si revelaba los hechos.
Es así que luego de reportar su desaparición, los padres de Carmen iniciaron su búsqueda, ante lo cual Vanessa confesó lo ocurrido e hizo posible que se encontraran los restos de su prima.
Los acusados fueron enviados a prisión, acusados de violación y asesinato; mientras que los comunarios de Chirapaca, de donde era originaria la víctima, pedían la pena de muerte y amenazaban con quemar el cuartel de la zona  donde las jóvenes recibían formación premilitar.
 El Comando del Ejército procesará por la vía disciplinaria a los militares acusados. Ambos pueden recibir el retiro obligatorio; esto al margen del proceso que se les sigue por la vía ordinaria. El comandante general del Ejército, Omar Salinas, a tiempo de manifestar su repudio por estos actos (que califica como "aislados”), sostuvo que se hace "todo lo posible” por prevenir estos hechos, pero que (es posible que) "en cada gestión surjan”.
 Es previsible la reacción del comandante del Ejército y es también lógico que anuncie procesos internos a los acusados -al margen de los que deberá llevar adelante la justicia ordinaria-; sin embargo, es también conocido el desenlace que puede tener este crimen: en muchas oportunidades este tipo de situaciones -crímenes habría que decir-  se realizan por efectivos militares y después de la explosión del escándalo viene el silencio en el que se sumergen los procesos militares, sin llegar a una verdadera sanción a los culpables.
Sólo como ejemplo, el año pasado  el Ministerio Público  acusó a tres exmilitares de estar implicados en la muerte de la enfermera Janeth Vargas, quien falleció el 21 de junio de 2013 en predios del Estado Mayor de Miraflores. Una noche antes de su fallecimiento  se realizó una fiesta por el aniversario de la Policía Militar y Janeth Vargas consumió bebidas alcohólicas con algunos uniformados en la habitación de uno de ellos.  No se conoce  en qué circunstancias Vargas salió del lugar donde estaba y presuntamente cayó por unas gradas, se golpeó en la cabeza y falleció. Fuentes de la Fiscalía informaron que la joven fue violada.
En este caso, se adelantó que los involucrados serían procesados por la justicia militar, pero meses después se constató que al menos uno de ellos  gozaba de privilegios para salir de su supuesta detención. Esta denuncia, en su momento, dio lugar a un debate sobre un presunto encubrimiento de las autoridades militares a sus efectivos, incluso cuando están implicados en crímenes  como el descrito.
Es momento de una verdadera autocrítica en las FFAA; un verdadero cuestionamiento al comportamiento de  sus efectivos,  la violencia que ejercen con sus subordinados, el atropello que éstos realizan de los más elementales derechos humanos  y, especialmente, la impunidad con que se encubren muchos de estos crímenes.

El Ejército, como la Policía, son referentes de seguridad, protección y respeto a las leyes para la población; sin embargo, aunque se consideren "aislados” muchos de estos  hechos, la frecuencia con que se presentan denuncias debilitan la confianza en esta institución. El autoritarismo y el abuso de poder que fueron el sino del militarismo de las dictaduras  debe, necesariamente, ser superado.

 El Comando del Ejército anunció que  procesará por la vía disciplinaria a los militares acusados. Ambos pueden recibir el retiro obligatorio.

Es momento de una verdadera autocrítica al interior de  las FFAA; un verdadero cuestionamiento al comportamiento de  sus efectivos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias