La importancia de debatir

Editorial
lunes, 29 de septiembre de 2014 · 20:15
Ha concluido el ciclo de debates que organizó la Asociación de Periodistas de La Paz -recuperando su antigua tradición en otras elecciones generales, en las que éste era el evento más esperado por políticos y electores-, con candidatos uninominales a las circunscripciones paceñas, a la Vicepresidencia y la Presidencia para estas próximas elecciones.
 El balance ha sido positivo, si se toma como referente el objetivo de todo este proceso, que fue el de impulsar el voto informado y coadyuvar a que las y los ciudadanos conozcan las propuestas de los diferentes partidos políticos antes de emitir su voto.
  Éste, como se resaltó en varias oportunidades, es el principio democrático más importante en periodos eleccionarios, especialmente si se busca construir una democracia sólida, con gobernabilidad y participación ciudadana. La información es un derecho democrático fundamental y quienes se postulen a un cargo público debieran saber que antes que a ningún partido o ideología  se deben a una ciudadanía, que tiene el derecho y obligación de participar  con información y transparencia.
  Sin embargo, mientras con los debates se aportó a este objetivo,  ha desnudado también muchos vacíos y carencias de nuestra cultura política, especialmente de la calidad de actores políticos (partidos) entre los que tienen que elegir los votantes bolivianos.
 En primer lugar, los candidatos no están acostumbrados a contraponer ideas y a "sorprender” a los electores con propuestas diferentes a los problemas que atraviesa la sociedad, más bien se ciñen a las denuncias y sí,  todavía más a los ataques. Por tanto, no hay cultura de deliberación, de pluralidad. No se puede entender de otro modo que candidatos del oficialismo, cuya preferencia  electoral no está en discusión, no tengan la humildad, no con los partidos que se les oponen, ni siquiera con el gremio de los periodistas (o sus instituciones) sino con los electores,  de deponer  posiciones para  encontrarse con sus adversarios y debatir.
Por otro lado, en  los dos principales debates que se realizaron, realmente no se ejerció esa deliberación democrática de la que se habla y se trató más bien de un foro (un examen de conocimientos, dijeron algunos) en el que muy poco de nuevo o interesante se pudo encontrar.

Estas elecciones pasarán a la historia como las menos discutidas y las más predecibles, no sólo por el  apoyo popular a una gestión de gobierno, sino por la falta de respuestas de todos sus protagonistas, que apostaron más por el  protagonismo personal que por el esfuerzo de hacer de la próxima votación una fiesta democrática.

En los dos principales debates que se realizaron en estas semanas, realmente no se ejerció esa deliberación democrática de la que se habla.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias