Cara o cruz

Ser mujer en Bolivia

Raúl Peñaranda U.
miércoles, 3 de septiembre de 2014 · 20:43

Siete de cada 10 mujeres bolivianas sufren algún tipo de maltrato (físico, intelectual, emocional, etcétera), la segunda cifra más alta de las Américas. En la mayoría de los casos es la pareja o la expareja la que genera esas agresiones.

"¿Ustedes son perforadoras o perforadas?”. (Presidente Evo Morales hablando con trabajadoras perforistas de YPFB, entre las risas de sus asistentes).

Cada año se registran unas 14.000 denuncias de violencia sexual contra mujeres, niñas y adolescentes. En el 41% de los casos los fiscales desestiman las denuncias y no inician investigaciones. Sólo el 0,04% concluye con una sentencia para el violador.

"Cuando voy a los pueblos quedan todas las mujeres embarazadas y en sus barrigas dice ‘Evo cumple’”. (Presidente Evo Morales, entre las risotadas de sus adherentes).

Las mujeres presentan en Bolivia unas 50.000 denuncias de violencia cada año. El 71,2% de los casos fue rechazado por los fiscales por "falta de pruebas”. El 1% terminó en una condena.

Justino Leaño, diputado suplente del MAS, fue acusado de haber violado a su hija de ocho años. La denuncia fue presentada ante el Ministerio Público de Potosí. Leaño está detenido, aguardando un juicio.

El 40% de las mujeres en Bolivia experimenta durante su vida algún tipo de agresión sexual. Diez mujeres mueren cada mes víctimas del feminicidio en Bolivia. El 37,2% de las víctimas tenía 20 años o menos.

Domingo Alcibia, asambleísta departamental de Chuquisaca, militante del MAS, violó a una mujer en estado de ebriedad en el salón de deliberaciones de esa entidad. Los hechos fueron grabados por una cámara de seguridad. Alcibia no ha sido sancionado penalmente.

La periodista Hanalí Huaycho fue apuñalada 15 veces, delante de su hijo de cinco años, por el que era su esposo, el teniente de Policía Jorge Clavijo. Pese a las decenas de denuncias que hizo Hanalí contra Clavijo, ni la Policía ni la Justicia procedieron jamás a una investigación seria sobre el caso. La familia de la víctima duda de que un cuerpo encontrado en Yungas sea el de Clavijo."Culpa de un malentendido, a la hermana de Cicuta, porque tiene 20 novios, todos la llaman de pu… / Algo que me dejó absorto, que a una piba de 11 años  casi le rompen el or… / Ay la hermana de Pirulo y pensar que hace dos años tenía tan lindo el cul…”. (Estrofas cantadas por el alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, celebradas con risotadas por el presidente Morales y el entonces ministro Carlos Romero).
"Bartolina Sisa tiene mucha fama, por eso las llevo directo a mi cama / Ahora las ministras van por los balcones, pidiendo limosna para los calzones” (Presidente Morales).

"He preparado un papelito, y además se decidió muy claramente si el Jaime no quiere ya no va a trabajar conmigo; si vos no quieres, no te puedo decir que no vas a trabajar conmigo (...), pero te voy a mandar a trabajar a Trinidad. Así de claro (…) esta es una amenaza” (Samuel Doria Medina, en conversación con la exesposa del dirigente de UD, Jaime Navarro, a quien acusó de haberla golpeado. Navarro renunció a su candidatura).

Adolfo Mendoza, ex senador del MAS, fue acusado por su esposa de haber ejercido contra ella golpizas. Mendoza renunció como candidato a senador por el partido de Gobierno.

"Debemos enseñar a las mujeres a cómo comportarse para no ser objetos” (Candidato a senador por el MAS, Ciro Zabala; ingresó en la carrera electoral en reemplazo de Adolfo Mendoza).

En Bolivia, los medios relatan espantosas formas de violencia física contra la mujer, como haber sido heridas con un taladro, quemadas con un soplete de soldador, arrojadas de un puente, encerradas durante días sin comida ni agua, acuchilladas, golpeadas con palos y piedras, quemadas, desfiguradas con ácido, etcétera. Se estima que el 1% de esos casos termina con una sentencia ejecutoriada contra el agresor. La ley contra la violencia aprobada por el MAS el año pasado no ha servido, como se predijo, absolutamente para nada. Las mujeres deben seguir organizándose para, acompañadas por los hombres, luchar contra esta desgracia.

  La Ley contra laviolencia aprobada por el MAS no ha servido, como se predijo,  para nada. Las mujeres deben seguir organizándose

Raúl Peñaranda es periodista / Fuentes: ONU Mujeres, CIDEM,
Defensoría del Pueblo, Ministerio

Público, medios de comunicación.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias