Otras palabras

Comenzar de nuevo, todos los días

Fernanda Wanderley
miércoles, 14 de enero de 2015 · 19:33
Un nuevo año se inicia con el tema de la libertad de expresión en el debate público mundial. El atentado a Charlie Hebdo sacudió a todos y a todas sobre la amenaza de los fundamentalismos, no importa de dónde vengan.
El asesinato de 12 personas está exigiendo la reflexión sobre los valores y principios que defendemos para la convivencia humana. Nos está obligando a posicionarnos sobre los derechos y deberes como ciudadanos de un mundo plural, diverso y heterogéneo.
Lo que se puso sobre la mesa de debate son los límites de la libertad de expresión y las formas de disentir con el otro.  La consigna "Yo soy Charlie” reafirma el principio filosófico expresado por Voltaire: "No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé con mi vida su derecho a expresarlo”.
Por lo tanto, es una posición que no se refiere al acuerdo o desacuerdo con la línea editorial del periódico. Más bien establece el respeto al principio abstracto y no negociable del derecho a la pluralidad de opinión y de expresión.
La consigna "Yo soy Charlie” fue interpretada por muchos de otra manera y se abrió el debate sobre si las caricaturas de este periódico son ofensivas o promotoras de una cultura de paz. La cuestión, sin embargo, no es ésta. Si no estoy de acuerdo con los ideales y la forma de expresarlos, ¿cómo debo actuar? Ciertamente no es por la eliminación física del otro.
Por lo tanto, la solidaridad mundial con Charlie Hebdo, que equivale a la defensa de la libertad de expresión, no acepta peros o matices. Ésta condensa el repudio a todas las acciones atroces perpetradas por los fundamentalismos, cuyas víctimas son principalmente los ciudadanos y ciudadanas de los países de origen de estos grupos extremistas.
No puedo imaginar una mejor caricatura de la última publicación de Charlie Hebdo salida ayer, donde está Mahoma sosteniendo el letrero "Je suis Charlie”. El encabezado del periódico dice "Todos están perdonados”.
El letrero significa que los musulmanes también defienden la libertad de expresión y condenan los fundamentalismos. Un mensaje importantísimo de distinción entre religiones, nacionalidades y países, por un lado, y de ideologías y grupos extremistas, por el otro.
Por esto es también un mensaje crítico a los fundamentalismos de derecha, los cuales están ganando espacio en Europa y Estados Unidos. Crítica que se extiende a los fundamentalismos de izquierda, que justifican el empleo de medios represivos y violentos para defender sus causas.
La frase "todos están perdonados” es aún más fuerte. Invita al mundo a la negación de la cultura del odio y promueve la  tolerancia. En suma, la última portada de Charlie Hebdo, que vendió tres millones de ejemplares, deja el mensaje de que la lucha en contra de los extremismos (de toda especie) debe continuar por la vía democrática y de no violencia.
Posición que en sí misma es muy compleja porque al final estamos frente a una guerra declarada por grupos dispuestos a matar a cualquiera que no acate sus principios políticos y culturales.
Las respuestas masivas de defensa del principio de la libertad de expresión nos da esperanza para seguir viviendo en un mundo loco, violento y deshumano. Nos abre la seguridad de que todos los días nos esperan nuevos comienzos, de que lo que pensamos y hacemos importa y que podemos hacer la diferencia.
Las manifestaciones de indignación y las masivas movilizaciones sociales también reafirman que vivimos en comunidad y que no podemos claudicar en la defensa de los ideales de igualdad, libertad, tolerancia y solidaridad. Defensa que no puede prescindir del humor, de la irreverencia y de la rebeldía.  Por todo esto: Yo también soy Charlie.
 
Fernanda Wanderley  es socióloga e investigadora.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias