COP 21: Recta final de las negociaciones

sábado, 12 de diciembre de 2015 · 00:00

La comunidad internacional, a partir del 30 de noviembre, se encuentra expectante ante el acuerdo cuya presentación inicialmente prevista para el 11 de diciembre ha sido diferida para un día después, todo ello en previsión a contar con el tiempo para tomar las decisiones necesarias.

Las negociaciones son intensas y sin pausa,  el desiderátum es tomar medidas efectivas para cuidar el planeta tierra. Existen muchas barreras que complican las negociaciones, una de ellas tiene que ver con los mecanismos de evaluación y revisión de los compromisos voluntarios que ha adquirido cada país, siendo lo deseable que estos deben tener una métrica común para que los resultados sean comparables de acuerdo a lo que propone el IPCC -el panel científico para el cambio climático de Naciones Unidas-.

En este momento de la negociación, China y el grupo del G-77 están poniendo serios escollos en este punto.  A ello se agrega la posición de India, que exige que los países desarrollados no sólo aporten el total de los 100.000 millones del fondo climático prometido en Copenhague en 2009 para el año 2020, sino que transfieran la tecnología y la propiedad intelectual necesarias para la transformación energética que precisaría un objetivo como el que se propone en el acuerdo, algo a lo que se niegan tanto la Unión Europea (UE) como Estados Unidos, que sí aceptan transferir fondos y tecnología, pero no las patentes.

La UE sostiene que el acuerdo debe ser revisable cada cinco años y que la primera evaluación se realice en 2018 o 2019. Su posición de asegurar y exigir el máximo nivel de compromiso y ambición, poco a poco, dio lugar a ceder terreno y pronunciar la palabra "flexibilidad”, ante la cual las organizaciones ambientalistas sostienen que si en París se firma un acuerdo histórico que contemple por primera vez a los 196 países presentes en la conferencia de Naciones Unidas, dicha flexibilidad sea sinónimo de perder una oportunidad de firmar algo realmente ambicioso que garantice la seguridad y el bienestar para las próximas generaciones.

En la presentación del último borrador del texto del acuerdo quedan 48 corchetes frente a los 365 que tenía anoche, ergo, va adquiriendo forma el acuerdo legal. Ahora, el texto posee 27 páginas, de las que 12 corresponden al pacto en sí y 15 a una decisión que lo desarrolla. La Red de Acción sobre el Clima, una alianza que engloba a varias de las principales ONG medioambientales del mundo, reconoció el rápido avance en las negociaciones para alcanzar un acuerdo, pero pidió más esfuerzo en cuestiones como la financiación.

En lo esencial, el acuerdo propone: mantener la temperatura del planeta por debajo de dos grados respecto a niveles preindustriales y perseguir que no aumente más de 1,5 para evitar los peores impactos del cambio climático; que los países se comprometen a "poner pico a sus emisiones tan pronto como sea posible”, alcanzar la neutralidad en emisiones de gases de efecto invernadero en la segunda mitad del siglo XXI; que los países deben presentar contribuciones nacionales de reducción de emisiones cada cinco años y que éstas no sean menos ambiciosas que las presentadas en 2015.

Si los líderes actúan en las próximas horas con generosidad en las negociaciones para elegir las opciones más concretas y ambiciosas en el texto, París dará un fuerte impulso al cambio que necesitamos para de verdad empezar a vivir en armonía con el planeta.

Marco Antonio Barroso Mendizábal es abogado, diplomático y catedrátic

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Otras Noticias