El voto del referendo: no todo es Sí o No

sábado, 19 de diciembre de 2015 · 00:00
El voto del referendo no se reduce a la simpatía o antipatía por Evo, a derecha o izquierda, a blanco o negro, a patria o antipatria, a nación o imperio, a revolución o contrarrevolución.
 Señalemos algunas posibilidades:
 Sí, pero Sí. Son los votos  de los convencidos de que el líder es insustituible o que el proceso no está maduro para el relevo. Si todo está "bien”, no hay por qué arriesgarse, antes estábamos peor y ahora vamos bien.
 También están en esta categoría los corporativizados, es decir, los que responden a las indicaciones del cargo público, del gremio o sindicato, de la comunidad u organización social. Están empoderados y mejoran económicamente. Este último voto es el más prebendalista. Finalmente hay much@s que votarán porque Evo es como ell@s: se parece tanto a mí que estoy identificado con el personaje ya que  tod@s los anteriores eran muy diferentes.
 No, pero No. Son los votos de la derecha militante o simpatizante, de los que repudian el proceso de cambio por convicción o posición de clase. También están los racistas cubiertos o encubiertos, los que nunca aceptarán un@ o indi@ en el poder. Algunos votantes serán los desencantados y disidentes que no perdonan su exclusión o reprochan el proceso gubernamental.
  Sí, pero No. Son los que votarán Sí a pesar de que consideran insuficiente y errático el desempeño del gobierno del cambio. Sí, a pesar de la corrupción porque al menos no hay ahora la impunidad del pasado. Sí porque es mejor lo que hay, ante el riesgo del retorno de la derecha neoliberal.
 No, pero Sí. Los que consideran que el futuro del proceso de cambio sería mejor con el relevo de cuadros. La perpetuidad del binomio acabaría polarizando a la población y propiciaría el retorno neoliberal. Son los que piensan que lo importante son los principios y el programa, no las personas. Son los colectivos que deben construir con o sin las personalidades. Lo harían a pesar del riesgo de coincidir con banzeristas, oligarcas y millonarios neoliberales, en el entendido de que la nueva candidatura popular sería exitosa. Este es el voto que puede ser sobrevalorado por la derecha y generarles una expectativa irreal.
 Lo que debería reconocer el gobierno. Hay cosas importantes que debería reconocer y rectificar el gobierno en vez de no oír o atribuir la crítica a la derecha o al imperio. Son fundamentales para el futuro del proceso de cambio.
 La corrupción que ha generado una nueva casta adinerada que no puede representar a un movimiento al socialismo. Hay que aplicar con eficiencia la ley anticorrupción a tod@s sin excepciones. Deberían funcionar los controles sociales.
 La ineficiencia de gestión en varios campos que requieren profesionalización, no basta que sean de los movimientos sociales, se requiere competencia. No se aprovecha la pericia de decenas de bolivianos a nivel mundial dispuestos a colaborar gratuitamente.
 Discurso inapropiado que es contrario a los principios de la izquierda y la necesidad de ser congruentes con la descolonización.
 No se ha trabajado para que las universidades recuperen su papel revolucionario y de apoyo al proceso de cambio. Eso no significa afectar la autonomía.
Los bonos o dobles aguinaldos no resuelven el problema de fondo, son paliativos útiles, pero se requiere un salario digno universal y pensiones y jubilaciones también universales, suficientes para el buen vivir.
 Reducción del presupuesto militar al mínimo indispensable, no somos belicistas y no ganaremos guerra alguna. Servicio militar voluntario. Investigación a fondo de los responsables militares y civiles involucrados en los crímenes de las dictaduras. Aceptar la creación de la "Comisión de la Verdad”.
 Los políticos son servidores públicos, no tienen por qué ganar más ni tener jubilaciones aparte de las que les corresponda por su ocupación habitual, previa y posterior a sus funciones. La austeridad en vehículos, aviones, hoteles, etc. debe ser ejemplar.
  El 21 de febrero dará un resultado de compleja interpretación y ojalá sirva para la reflexión y rectificación que requiere el proceso.


Rafael Archondo Pabón es médico.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

64
2

Comentarios

Otras Noticias