En la mira

Falta de previsión

jueves, 12 de febrero de 2015 · 21:07
Un caso más de improvisación y absoluta falta de previsión: el tinglado de la unidad educativa Topáter se desplomó el pasado lunes en la zona de Pampahasi (La Paz). La razón: la fuerza de una torrencial lluvia y granizada.
El año pasado, también en época de lluvias, el granizo colapsó el tinglado de la Universidad Salesiana, y mató a dos estudiantes.
Ya en ese momento se informó que los tinglados -que generalmente se edifican en los colegios o universidades para techar canchas o campos deportivos- deben ser construidos con materiales adecuados y recibir mantenimiento, pues suelen retraerse ante los cambios de temperatura, lo que puede causar su derrumbe.
Nada de esto se hace, al parecer. Y, como lo afirma la Secretaría de Desarrollo Humano de La Paz, va a ser necesaria una inspección a todas las unidades educativas para apreciar el estado de estas instalaciones.
Es importante que esta inspección se efectúe y se haga un seguimiento a su estado en diferentes instituciones. Pero, más importante aún, que se asuma con seriedad su construcción.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias