Alias aghata

Made in China

Guadalupe Peres-Cajías
jueves, 19 de febrero de 2015 · 20:57
Fábricas paralizadas, migrantes que retornan a sus casas, animales de papel danzando en las calles, faroles rojos que contrastan con el cielo y millones de personas sonrientes expresan una de las fechas más importantes del calendario chino: la fiesta de la primavera, es decir, el año nuevo en el país oriental, celebrado hace dos días. 
Acorde al New Herald, el protagonismo de esta festividad en el llamado mundo occidental se ha incrementado. Probablemente, porque China tiene un lugar cada vez más destacado en los contextos económicos, políticos y culturales de este lado del globo terráqueo.
En nuestra región, un ejemplo son los publicitados encuentros de Nicolás Maduro (presidente de Venezuela) y Cristina Kishner (su semejante en Argentina) con la máxima autoridad china, Xi Jinping, ocurridos en enero y febrero de 2015, respectivamente.
A Bolivia tampoco le es indiferente la nación asiática. No por nada, el destacado economista Juan Antonio Morales propuso, en una conferencia de 2014, entender la dinámica actual de China para planificar las relaciones económicas internacionales bolivianas. A partir de todos estos datos, creo pertinente analizar: ¿cómo entender la incidencia de este país, más allá del contexto coyuntural?
Para responder a esta interrogante, sugiero recordar que la importancia de China en los asuntos de occidente no es reciente. Los viajes de Marco Polo en el siglo XIII son prueba de aquello. Además, en las ciencias sociales cobró una importancia desde el surgimiento de las mismas.
Los ejemplos son varios; Montesquieu, Smith, Berkeley, Voltaire e incluso Hegel y Marx viraron su mirada al país oriental para tratar de entenderlo, pero, sobre todo, para tener un reflejo "digno” para comprender a Europa. Gary Hamilton (1985) explica que usar a China como "estándar” para medir al desarrollo occidental, ha sido una táctica recurrente.   
Tal fue el caso de uno de los padres de la sociología, y de las Ciencias Sociales modernas, Max Weber. El autor alemán estudió a China, entre otras naciones orientales, para entender por qué ciertos fenómenos se habían producido exclusivamente en el occidente, por ejemplo el capitalismo.
En La ética protestante y la cultura capitalista (1904) afirmó que el "rumbo evolutivo” de los países occidentales por sobre otros, como el que interesa en este artículo, era la racionalidad cultural-europea (basada en la lógica protestante) que había sido aplicada a la organización de las sociedades.
El criterio de Weber, que claramente ponía en un lugar superior al desarrollo europeo, es debatido actualmente. Por lo mismo, en la Conferencia Internacional "Max Weber y China: Cultura, Ley y Capitalismo”, realizada en 2013 en uno de los  núcleos del pensamiento occidental (University of London), se afirmó la necesidad de repensar a China desde su propia lógica y comprendiendo las tramas de su contexto.
En ese sentido, creo que es importante precisar algunas características que harían a China tan única y tan importante para occidente. Por un lado, está el desarrollo bélico, fino y potente, protagonizado por el uso de la pólvora y la producción masiva de la ballesta, en el siglo XIII.
También se tendría que recordar la importante contribución a la producción de escritos, a través de la xilografía, un siglo antes que en occidente se inventara la imprenta. Finalmente, no se puede omitir los relevantes aportes a la ciencia y al arte de Zhang Heng, quien -apenas iniciada la era cristiana- desarrolló un sistema para detectar terremotos y una de las primeras aproximaciones al número Pi, además de ser considerado uno de los principales pintores de su era.  
A este personaje se lo presenta usualmente como el "Leonardo Da Vinci” del Oriente. No obstante, ese tipo de comparaciones quizás las podríamos evitar, y así entender a una de las civilizaciones más importantes de la historia universal y a una de las potencias del contexto actual. Finalmente, el "Made in China” es cada vez más popular.
 

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias