Vamos a andar

¿A dónde mandamos el concepto de autoridad como servicio?

Rafael Puente
jueves, 5 de febrero de 2015 · 20:35
El concepto tradicional de autoridad que manejaban nuestros pueblos originarios —y que en algunos lugares siguen manejando— era el de un servicio a la comunidad que se tenía que practicar durante un tiempo determinado, ya fuera por turno o por alguna forma de designación, y que siempre significaba un sacrificio —sacrificio de tiempo, de energías, y en algunos casos también sacrificio económico—. No era ninguna "ventaja” ser dirigente, pero sí podía ser una satisfacción por lo que entrañaba de servicio efectivo a favor de la comunidad y como reafirmación de una profunda pertenencia a la misma.
¿Se imaginan ustedes a los miembros de una comunidad indígena tradicional peleándose a muerte por conseguir un cargo de dirigente? Difícil de imaginar. En primer lugar porque normalmente nadie se pelea por hacer sacrificios y, en segundo lugar, por un respeto ancestral a la decisión de la comunidad, es decir de las bases.
Sin embargo, ¿a qué espectáculo hemos estado asistiendo en estos meses de preparación de elecciones municipales y departamentales? Al espectáculo denigrante de peleas permanentes entre aspirantes a alcaldes o gobernadores, a concejales o asambleístas, peleas repetidas, insulsas, aburridoras y, en todo caso, decepcionantes.
¿Qué podemos esperar de un alcalde que para llegar a serlo ha estado dispuesto a derrochar dinero, a propinar insultos, pregonar sus méritos individuales, prometer absurdos e, incluso, a causar la división de la propia organización?
¿Qué ambiciones de poder y qué expectativas de lucro se esconden detrás de semejante actitud, por desgracia repetida en toda la geografía plurinacional, repetida en los diferentes partidos y agrupaciones, a veces traducida incluso en enfrentamientos con la propia dirección política?
¿No estamos asistiendo a una degeneración de la democracia y a una mutación morbosa del concepto de autoridad como servicio y a su sustitución por un concepto de autoridad como fuente de ventajas, privilegios y ganancias? ¿Y a eso le llamamos "cambio”?
Que ocurra todo esto en las tradicionales fuerzas políticas de derecha puede considerarse normal y, en todo caso, no nos preocupa, pero que ocurra en el MAS-IPSP (Movimiento al Socialismo — ¡Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos!) resulta altamente preocupante.
El Presidente del MAS (y del Estado) le echa la culpa a la CIA (la Central Intelligence Agency de los Estados Unidos), pero me temo que no ha hecho ninguna falta la intervención de semejante institución, que hemos sido nosotros y nosotras mismos —la sociedad civil, las organizaciones sociales, la gente en general— quienes hemos llevado a su máxima degeneración ese viejo concepto de autoridad como servicio.
Y me atrevo a afirmar que este proceso degenerativo empezó en el momento mismo en que las grandes mayorías, históricamente marginadas, empezaron a acceder al aparato del Estado y se fueron dejando contaminar por el poder.
¿Recuerdan ustedes al pintoresco prefecto orureño del "sombrerito”? Pues dicen que está preso por delitos de corrupción y, sin embargo, parece que goza de protección por parte de autoridades de la Gobernación de Cochabamba, ¿acaso porque opinan que se debe tener comprensión por esa corrupción que, al fin y al cabo, ya viene siendo parte de la aspiración a un cargo, más simplemente por la lógica de "hoy por ti y mañana por mí”? En todo caso estamos asistiendo a un deterioro cultural de proporciones alarmantes y, por supuesto, a un nefasto proceso de re-colonización.
Y el próximo mes ¿Por quién vamos a votar? ¿Por uno de esos que ha conquistado la candidatura en base a luchas fratricidas, a transfugios oportunos y a apoyos de más arriba? ¿Nos tendremos que resignar a que haya desaparecido el concepto de autoridad como servicio?.
¿Será compatible el Vivir Bien con esas peleas fratricidas por una miserable candidatura?. En todo caso, las nuevas autoridades podrán tener la legalidad formal —y por supuesto el apoyo del Tribunal Electoral—, pero autoridad moral, que es lo que garantiza un buen servicio, no tendrán nunca…
 
Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias