Textura violeta

Ramiro Beltrán, elogio a una montaña

Drina Ergueta
lunes, 6 de abril de 2015 · 20:31
La primera vez que vi a Luis Ramiro Beltrán Salmón pensé que era una montaña y ahora, luego de cuatro décadas transcurridas, lo sigo creyendo.
Desde mi metro de estatura y protegida detrás de mi padre, miraba a ese rascacielos humano con voz y risa de trueno. Ramiro, como le llamamos en casa, en esos años medía, calculo, cerca de uno noventa y tenía una contextura corporal muy sólida. Él, entonces, estaba en la flor de la vida y ahora, con sus 85 años, el cuerpo que lo contiene es otro, pero a él se lo mide con otros parámetros, y es enorme.
Es imposible hablar de Ramiro Beltrán sin pensar en su madre Bethsabé Salmón porque ambos estuvieron muy unidos, ella con él y él con ella, que murió allá por 1989. De doña Becha recuerdo una deliciosa sopa de camarones que saboreé y acabé, contrariamente a mis hábitos de caprichosa, porque, aunque ella era muy amable, se le notaba que tenía carácter.
Por sopas y guisados se recuerda a las mujeres. A Bethsabé Salmón, periodista cuando el oficio era sólo para hombres, me habría gustado conocerla ahora y preguntarle sobre muchos temas y seguramente con su conversación me habría nutrido mucho más y para toda la vida. A ella se la recuerda por ser fundadora del semanario de mujeres Feminiflor, una mujer adelantada a su época.
Entre las varias publicaciones que se hicieron sobre Bethsabé Salmón se explica que como periodista fue colaboradora de El Hombre Libre, dirigido por Franz Tamayo, y especialmente destaca Feminiflor, que se editó entre 1921 y 1923, escrita por y para mujeres con un tono reivindicativo en parte del contenido. Era todo un atrevimiento en su momento.  
Salmón fue una de las primeras mujeres en egresar del Liceo de Señoritas La Paz, cuando al bachillerato arribaban inclusive pocos hombres en el país. Formó parte del Centro Artístico e Intelectual de Señoritas de la Ciudad en Oruro y, así, ella es una de las contadas mujeres que han tenido acceso a la educación, que se reúnen en ateneos o centros cívico-artísticos, cuestionan y escriben. En 1933 queda viuda del periodista Luis Humberto Beltrán, que murió en la Guerra del Chaco, y con Luis Ramiro de tres años.
Varias tragedias familiares y el carácter de ella moldean el de Luis Ramiro Beltrán, que a la edad de 12 años comienza a trabajar como periodista y a los 16 ya era el Jefe de Redacción de La Patria de Oruro. De allí en adelante le sigue una vida de logros profesionales y varios reconocimientos internacionales, como el Premio McLuhan-Teleglobe del Canadá, y nacionales como el Cóndor de los Andes, entre muchos otros importantes.
Luego de la muerte de doña Becha, toma protagonismo en el ámbito privado su actual esposa, Nora Olaya, quien, desde un rol más tradicional de mujer, no ha recibido reconocimientos, pero, como eficientísima secretaria, construye un entorno de comodidad, atención y cuidados que hacen posible a Ramiro Beltrán desarrollar su actividad profesional, académica e intelectual de éxito.
Del pensamiento de Luis Ramiro Beltrán, el principal teórico en comunicación boliviano y el único con tal incidencia y reconocimiento continental y global, quedan conceptos como "comunicación para el desarrollo” o "comunicación alternativa”, conceptos pioneros  ligados a Latinoamérica, a su necesidad de crecimiento y a la horizontalidad comunicativa como garantía de apertura y democracia.
Carácter, inteligencia, método y orden en su manera de realizar su oficio intelectual;  alegre, ocurrente, cariñoso y generoso en el ámbito personal, Ramiro Beltrán ha sido guía para mucha gente que ha tenido la oportunidad de trabajar con él o contar con su amistad.
Para mí es un referente profesional y representa, además, un trozo de mi padre, de quien fue amigo fiel más allá de la muerte y estuvo siempre presente, aun antes que la familia, cuando fue necesario. Ahora que ese cuerpo que encierra a una montaña está débil, mi cariño y gratitud eternas.
 
Drina Ergueta es periodista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios

Otras Noticias