Pluri-multi

Lo boliviano

Carlos Toranzo Roca
martes, 07 de julio de 2015 · 19:00
Una discusión que hace parte de la polémica social y política de los últimos treinta o cuarenta años en Bolivia, en especial desde el momento de la visibilización de las corrientes culturales kataristas, se refiere a la necesidad de buscar o definir la identidad del boliviano.
Toda la reflexión se esforzaba y se esfuerza todavía en determinar qué es lo que define a lo boliviano, qué nos hace comunes a quienes vivimos en este país, en esta nación, en esta República. Hasta ahora, las decenas de respuestas no han sido convincentes para quienes han ingresado a la polémica. Quizás la disconformidad respecto de las respuestas tenga que ver con el hecho de que se trató de definir a  la identidad de lo boliviano  como algo singular, como un dato único, cuando en realidad la identidad se debería definir desde lo plural; hablar de   LAS identidades, o de las identidades complejas, mezcladas, para hacer referencia a los múltiples rasgos que caracterizan a los grupos poblacionales.
Es difícil hablar en singular de la identidad del boliviano, cuando ha sido inconcluso el proceso de creación del Estado nacional y cuando no se ha construido aún un nosotros común  que nos permita perseguir una visión de futuro más o menos compartida entre todos los bolivianos.
Sabemos que Bolivia es un país diverso, regional, étnicamente, socialmente, culturalmente, como también son diversas las religiones o las costumbres de quienes habitan este país. Debemos tener el cuidado de creer que Bolivia es   el único país que tiene esas características. Casi todas la repúblicas, todas las naciones son diversas y seguramente mucho más que la nuestra. China lo es, la India también o, para decirlo de manera simple, Bolivia es nada en términos de diversidad social comparada con las poblaciones de Nueva York o de Londres.
Esto implica que no somos el ombligo de la diversidad ni su ejemplo más emblemático. Sólo una mirada provinciana de nosotros mismos nos puede conducir a entendernos como el gran ejemplo de la diversidad social, política,   cultural, etcétera. Somos diversos, pero no el caso emblemático de la diversidad, ni el más complejo, ni el más difícil de las mezclas culturales y de todo tipo.
Pero, ¿zanjaría la discusión   sobre la identidad de lo boliviano el postular que hay que referirse a las identidades en plural? Tenemos cinco siglos de mezcla entre las primeras   generaciones de colonizadores con nativos, después, de criollos con nativos, de criollos con cholos, de éstos con mestizos, entre indígenas, campesinos, afrodescendientes, migrantes europeos de todos los confines, mezclados con originarios, -hoy no tan originarios por el paso de los siglos y de las mezclas culturales-, con criollos, mestizos; esos cinco siglos de mezclas, raciales, políticas, culturales   ¿no habrán generado   algunas cosas comunes, costumbres, valores, complejos,  anhelos,   entre quienes poblamos este país?
¿Es que dos siglos de construcción de la República no habrá cultivado algunos lazos comunes? ¿No habrá nexos, parecidos, comunidades entre nosotros? Luego de la pregunta ¿no será maximalista la idea de tener un nosotros común que implique exclusivamente homogeneidad, cuando las sociedades se definen también por sus heterogeneidades?
Quizás sea un punto de partida importante en Bolivia postular que no hay un nosotros común compartido absolutamente por todos los bolivianos, por todos quienes poblamos este país. Pero, quizás sea un punto de partida más certero postular que no se ha construido plenamente  un nosotros común, pero que hay parte de esa construcción, hay algo avanzado –o para no dar juicios de valor, algo se ha recorrido en ese camino-.
Insisto,  no importa poner juicios de valor, sino hacer una descripción, y ésta destaca que buena parte de la población, o la mayoría de ella, se siente boliviana, o para relativizar la afirmación, se siente  también   boliviana, pues simultáneamente se puede sentir otras cosas.
 Esos son, precisamente, los   nexos de comunidad que se han edificado en la historia. No son fenómenos de poca importancia, no son cuestiones baladíes las que muestran que los bolivianos, o casi todos ellos, cantan el Himno Nacional o tienen respeto por la bandera tricolor; esto sucede hasta en la más lejana escuela rural, aunque probablemente no acontezca en la comunidad campesina o ayllu más alejado que no llegó a tener escuela.
 No le pongamos a estas descripciones un juicio de valor, sino solamente tengamos la capacidad de describir, de narrar esos hechos prácticos; cerrar los ojos a esas realidades, implica no ver el país. Si lo vemos así, hablamos de la construcción de la realidad, algunos podrán decir que es una construcción por parte de los poderosos, de los dueños   del poder. Sea así o no, esa construcción es un hecho práctico, es una realidad y no un concepto abstracto; por tanto, lo boliviano está ante nuestros ojos.

Carlos Toranzo Roca
 es economista.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias