Segundo debate Clinton Vs. Trump

lunes, 17 de octubre de 2016 · 00:00
Después de un fin de semana de infarto, que ha sacudido especialmente la campaña de Donald Trump, el segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos ha sido uno de los más crudos que se recuerda. La tensión se esperaba después de que Trump perdiera el primer debate ante Hillary Clinton, pero la filtración durante el fin de semana de un video de 2005, con comentarios sexistas y vulgares por parte del candidato republicano, garantizaba que el cara a cara sería duro y lleno de golpes bajos.

 Los comentarios sexistas de Trump, que han hecho que decenas de políticos republicanos le hayan retirado su apoyo, salió a escena en los primeros minutos de un debate que empezó sin que los candidatos se estrecharan siquiera la mano. El magnate millonario volvió a pedir disculpas. Aseguró que se trataba de una conversación a puerta cerrada que no le representa y desvió el tema radicalmente,  y aprovechó para recordar episodios sexuales oscuros del expresidente Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata. Por si fuera poco, Trump atacó a Clinton con la polémica aún no cerrada sobre el uso del correo electrónico cuando era Secretaria de Estado y que le valió las críticas del FBI, y con las últimas filtraciones de la organización Wikileaks, que recogen las transcripciones de discursos pagados de la política demócrata que le sitúan cercana a los poderes de Wall Street.

"Si gano estas elecciones, nombraré un fiscal especial para que te investigue por los mails que borraste”, dijo. Y fue capaz de hacer uso de sus dotes de showman, su destreza ante las cámaras, interrumpiendo a Clinton en momentos claves con comentarios jocosos que hicieron reír a la audiencia. "Es bueno que alguien como tú no esté a cargo de la ley en este país”, dijo Clinton en un determinado momento. "Porque estarías en la cárcel”, respondió un Trump en estado puro, que utilizó el humor como arma ganadora. 

A diferencia del primer debate, los candidatos tuvieron que responder a muchas preguntas procedentes de los ciudadanos que les obligaron a mostrarse cercanos y a responder directamente. Trump salió mejor parado de esta prueba que su rival. No perdió el tono jocoso, sobre todo a partir de que se cerró el tema sobre sus comentarios sexistas, se defendió bien de los ataques sobre su negativa a revelar la declaración de la renta, comparando sus deducciones con las de reputados inversores como Warren Buffett o George Soros, "amigos de Hillary”.

 "Ella nunca cambiará”, fue otra de las ideas clave del candidato republicano, empeñado en demostrar que él es el único que puede hacer que las cosas cambien, una de las grandes bazas de su campaña y la razón que le ha llevado hasta donde está.

 Clinton acusó constantemente a Trump de mentir. Trató de subrayar su falta de capacidad para ser presidente, a diferencia de pasados candidatos republicanos. La candidata demócrata dejó hablar a su adversario, confiando en que él mismo se retratara, como sucedió en el primer debate, pero la estrategia no le dio tan buen resultado. El cara a cara, que empezó en un tono muy tenso, fue rebajándose hasta acabar con cumplidos entre los candidatos, a raíz de la pregunta de un ciudadano. "Lo que más respeto de Trump son sus hijos, capaces y devotos, lo que dice mucho de él”, dijo Clinton. "Y yo de ella, su capacidad de lucha y de no rendirse”, respondió Trump. El encuentro acabó con los dos candidatos dándose la mano.

Marco Antonio Barroso Mendizábal es abogado, diplomático y catedrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

72
5

Otras Noticias