El populismo y la Trampa de los Ingresos Medios

miércoles, 30 de noviembre de 2016 · 00:00
Se atribuye a Charles De Gaulle la frase "Brasil es el país del futuro y siempre lo será”. La parte optimista de la frase se fundamenta en los recursos naturales y el factor trabajo de Brasil, lo irónico del asunto es que nunca llegará a ser el país del presente, peregrinará por siempre como una promesa al no encontrar el equilibrio entre sus factores de producción que le permitan dar el gran paso. Lo cierto es que la frase se puede parafrasear para toda América Latina. 

El augurio sarcástico de De Gaulle abrió un abanico de teorías de desarrollo económico, hoy nos concentraremos en la teoría de la Trampa de los Ingresos Medios (TIM), pues, como se dará cuenta en el transcurso de estas líneas, tiene un catalizador que está muy de moda, más aún con el triunfo de Trump... sí, me refiero al populismo.  

En julio de cada año el Banco Mundial clasifica a las economías del mundo sobre la base de las estimaciones del Ingreso Nacional Bruto (INB) per cápita del año anterior. Para este año las economías de ingresos bajos tienen un INB per cápita de 1.025 dólares o inferior; las economías de ingreso mediano bajo tienen un INB per cápita entre 1.026 y 4.035 dólares; las economías de ingreso mediano alto tienen un INB per cápita entre 4.036 y 12.475 dólares, y las economías de ingreso alto son las que tienen un INB per cápita de 12.476 dólares o superior. 

Entendida la clasificación, formalicemos el concepto de la TIM. Cuando los avances económicos de un país lo sitúan de los ingresos bajos a la escala de los ingresos medios, sucede que se aleja de sus anteriores ventajas, principalmente la mano de obra barata. Si su crecimiento económico está basado en la explotación de materias primas llega a un nivel donde agota o diezma sus fuentes de crecimiento, sin llegar a alcanzar la diversificación productiva, acervo de capital, avance tecnológico, infraestructura, institucionalidad y, sobre todo, la mejora del capital humano en todas sus dimensiones (educación y salud, principalmente).  La Trampa del Ingreso Medio consiste, entonces, en quedarse atrapado durante decenas de años en el mismo sitio.

Durante el periodo en el que las economías transitan en el rango de los ingresos medios, las demandas sociales se amplían, sobre todo la demanda de bienes de consumo importado (¿cuántos estrenaron auto o tienen televisores de última generación?). A medida que las nuevas clases medias aumentan sus aspiraciones, si la estructura productiva no puede satisfacer estas necesidades y en el tiempo las nuevas aspiraciones no están dispuestas a postergar sus deseos para resolver este dilema por la vía del ahorro y la inversión, se incuba frustración en la población, pudiendo generar una ruptura institucional que abren paso, a menudo, a gobiernos de carácter autoritario o seudo-revolucionarios.        

Por si se está preguntando si Bolivia se encuentra en la TIM, la respuesta es no. El país pasó de ingresos bajos al grupo de ingresos medios bajo el año 2013. En Sudamérica es el de menores ingresos, el resto, salvo Chile y Uruguay (ingresos altos) se encuentran en los ingresos medios altos; es decir, llevamos tres años en el tramo de ingreso medio, el problema es que en el tramo del crecimiento es fácil caer en la autocomplacencia.  

Es importante cuestionarnos si no se agotaron nuestras fuentes de crecimiento, ¿los yacimientos de gas y minerales abastecerán el mercado interno, externo y las demandas de las nuevas empresas públicas o estas son potenciales elefantes blancos? ¿Cuál es la condición laboral de la gente que salió de la pobreza, son trabajos estables? ¿La calidad de educación y salud mejoraron? ¿Se apoya a la producción nacional, ésta se diversificó? O cuando ya no podamos pagar la cuota del carro, de los viajes y la fiesta elegiremos o reelegiremos a nuestro Trump que nos diga: "Conmigo iremos bien y tenemos futuro”.    

Sergio Pablo Garnica Pantoja es economista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

125
3

Otras Noticias