La ausencia

jueves, 1 de diciembre de 2016 · 00:00
Leyendo a un eximio escritor, de pronto, en un momento dado e inesperado de sus reflexiones (aunque es probable que deliberadamente), nos anima a desatar aquel pensamiento de Mallarmé, aquel que sugiere que a diferencia del lenguaje de la vida o de la ciencia, las cosas, particularmente en la poesía, comparecen por su ausencia. ¿Y ello por qué? Porque la ausencia nos procura lo más íntimo, lo más genuino de todo cuanto hubo a nuestro alrededor, o de quienes estuvieron con nosotros y se marcharon; y nos prodiga al fin la sustancia más límpida de todo cuanto fue, pues todo lo anterior ha convergido en un no ser pleno de esencia. Así atisba Mallarmé a la poesía -la suya sugerente, simbólica y mágica.

          En tanto brotan las especulaciones acerca de esta aproximación al noúmeno del todo, y también de la nada, tropezamos, a partir de ese no ser atiborrado de esencia, con el esplendor de la ideología de Parménides, ese excelso metafísico de la antigua Grecia, para quien el mundo sensible es una apariencia, una ilusoria y falsa facultad de percibir; y que, en contraposición, existe un mundo que no lo distinguimos ni palpamos, pero que sí lo comprendemos y es el único auténtico: el pensamiento.

Es decir "que las propiedades esenciales del ser son las mismas que las del pensar”; o en otras palabras, "una y la misma cosa es ser y pensar”. Y claro, esto nos lleva a considerar que Mallarmé no sólo concibió un retrato elevado de la poesía situándola en la jerarquía del ser tal como a este lo proyectó Parménides, sino que supo conciliarla con aquello del no ser a través de un recurso extraordinario: el de la ausencia.

          Y tal vez sin proponérselo, el conceptualismo mallarmeano fue aun más allá, mucho más allá de sólo la poesía porque ¿en cuántos de nosotros, tras la desaparición de un ser humano, de un ser querido de carne y hueso, de aquello que comprendemos como parte del mundo auténtico del ser y del pensar, no nos queda su imagen, su perfil, su esencia, la más profunda sustancia? Y eso, como simples humanos, de alguna manera nos conforta. 

          Ahí entonces descansa la lúcida filosofía de Mallarmé en cuanto al ser y al no ser, no diferente, en rigor, a la expuesta por Parménides -vigente veinticinco siglos después de su enunciación-, pero sí empastada por un aditamento tan valioso como es el de la ausencia (esencialmente en el plano de la poética), por cuyo realismo del ser y realismo propio del no ser, nos ayuda de alguna forma en un asunto tan estremecedor como lo es la existencia de la muerte, si no en descifrarla, por lo menos en meditar con mayor conciencia y menos fervor en el sentido de su eterno misterio.

Pablo Mendieta Paz es escritor.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

76
3

Otras Noticias