Mi mamá y su celular

martes, 6 de diciembre de 2016 · 00:00
La jornada prácticamente había concluido. Como esforzado padre que batalla contra los demonios de las labores de casa -que dicho sea de paso mi esposa Carito las hace con los ojos cerrados- había logrado que las wawas terminen sus tareas. Les di de cenar repitiendo el segundo del mediodía, tomaron un vaso de leche obligadas por el verso de que tienen que tomarla porque es por su bien. Supervisé que se laven sus dientes y bien arropadas, y dichas las oraciones, empezaron a dormir. El griterío de sus chilloncitas voces angelicales se detuvo y por fin llegó mi hora favorita del día. 

Me disponía a ver en cama, en unos DVD piratas que me prestó mi amigo Marquete, a Frank Underwood en House of cards, que en su ascenso al poder va asfaltando su camino con todas las víctimas de sus conspiraciones. Me relamía viendo a este experimentado político moverse astutamente por los pasillos del poder, usando y manipulando a todos los que encuentra a su paso, cuando un mensaje sonó en mí celular. Un WhatsApp a esas horas de la noche no me causó tanta intriga a mí como a mi esposa, que, cual atenta leona cazadora, me observaba sin siquiera pestañar. "Es sólo un mensaje”, dije yo, con la seguridad de que el que nada tiene, nada teme. 

El mensaje era de mi santa madre que en sus afanes náuticos en la red no sabía cómo mandar un correo electrónico desde su celular y, por supuesto, recurrió al favorito de sus tres hijos para ser auxiliada.

Conocedor de lo que me esperaba, me revestí de toda la paciencia que puede tener un pescador y me dediqué a chatear con mi mamita a través del WhatsApp para ayudarla en su problema.
 
"Mamita linda, tienes que hacer un click en el lápiz rojo que aparece en la parte inferior derecha de tu celu”, le escribí. 

"No veo ningún lápiz, hijito”, fue su respuesta. Era mi culpa, tenía que ser más específico: "Tienes que entrar a tu correo electrónico”. 

"¿Cuál es ese?”, respondió. "Es un ícono que parece el sobre de una carta, tiene dibujada una M mayúscula al medio y debajo dice Gmail”, le expliqué. 

"Ah ya, ya lo encontré, ¿y ahora?”, preguntó. "Entras al ícono y pinchas en el lápiz rojo”, dije yo. 

"No veo ningún lápiz rojo, hijito”, fue su respuesta. Me di cuenta que necesitaba extremar recursos para hacerme entender con mi madre, es así que hice un screenshot y con el editor de imágenes dibujé un redondito al lápiz de marras y se lo envié: "Ese es el lapicito, mamita”. 
"Pero hijito no hay ningún lápiz”, respondió. "¿No ves el lápiz?”, pregunté. 

"No, no lo veo”, dijo ella. Incrédulo pregunté: "¿Ves el redondo que dibujé?”. 

"No, no lo veo”, fue su respuesta. "Pero mamita, ¿cómo puede ser que no lo veas?”, le escribí. 

"No veo pues hijo”, dijo, y ya se podía percibir cierta molestia de su parte. Conociendo como conozco a mi madre, me di cuenta de lo que sucedía.  "Lo que pasa mamita es que no estás abriendo la foto que te mandé”, le expliqué. 

"¿Y cómo se supone que tenga que abrir una foto, pues hijo?”, retrucó ella. Respiré hondo y vinieron a mi memoria todas aquellas veces que mi madre, pacientemente, uslero en mano, me ayudaba con las tareas del cole. Y otra vez intenté explicarle. 

"Ah ya, ah ya, ahora sí hijito, ya veo el redondo y el lápiz”, fue su nuevo mensaje. "Muy bien má, entrá a tu correo y en ese lápiz haz un click, te va a salir un campo que dice ?Para, ahí pones la dirección del correo electrónico de la persona a la que quieres mandar el correo, y eso sería todo”, dije. 

"Ay hijito, qué complicado…….. mañana nomás, cuando nos veamos, me enseñas o tú me lo haces, porque después de todo no es tan importante. Ahora quiero ver una película que ya está por comenzar y tú mejor duérmete, que ya es tarde”. Y así, sin más ni más dio por finalizado el chat y con ello mi sacrificada explicación.

Qué se puede hacer, mi madre es mi madre...

Peter Maldonado fue parlamentario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

145
25

Otras Noticias