El verdadero resultado del referendo

lunes, 21 de marzo de 2016 · 00:00
El resultado del referendo del 21 de febrero pasado fue apretado, la diferencia a favor del No fue de tan sólo 136.382 votos, menos de tres puntos porcentuales. Los resultados reales y objetivos no dejan ver la subjetividad de un evento. 
 
El enfrentamiento fue entre el "Goliat” Estado Plurinacional y el "David” ciudadano que sigue siendo chico a pesar de los apoyos económicos de la burguesía mundial y el "imperio” a pequeños grupos reaccionarios.
 
Hubo algo de propaganda por el No, pero no compra de votos o intentos de falsear resultados. Los elementos de la denominada "guerra sucia” los generó la degradación moral y ética de los liderazgos, la omisión del "ama llulla” tuvo un gran impacto.
 
Va a ser muy difícil saber la verdadera diferencia de fondo, pero indudablemente el voto del No sumó un gran espectro desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda. 
 
Hay un gran número de personas que no quiere saber de los gobiernos neoliberales y de los "acuerdos patrióticos” que detestan al fascismo banzeriano y a los que cruzaron los ríos de sangre, y, sin embargo, votaron por el No al considerar que no es bueno para el proceso de cambio la degradación ética-moral y la perpetuidad de los caudillos. 
 
Pero también hay gente que votó por el Sí sin convicción, o por presión, o por temor. El aparato del Estado es un monstruo poco despreciable, los empleados de la administración pública, defensa y seguridad social por sí solos superan la diferencia de votos.
 
Luego están las Fuerzas Armadas y la Policía con miles de elementos. La mayoría de los municipios está en manos del MAS, 225 de 339. Por otra parte, el Estado dispone de grandes medios de comunicación propios y allegados. Reparte publicidad al menos a 400 medios y sólo una minoría ejerce oposición frontal. 
 
Todos los días y a toda hora se exhibe la entrega de obras grandes y pequeñas. El  Presidente recorre todos los rincones del país haciendo "regalos” y arengando a la población. 
 
La mayoría de las organizaciones sociales están corporativizadas al mando de dirigentes que coaccionan el voto y reparten premios y castigos. No se puede atribuir tanta gloria a las redes sociales.
 
El mensaje en general al pueblo ha sido "todo se perderá si gana el No”.
 
Desaparecerán los bonos, los apoyos, las obras y hasta la comida. Algo sin sustento cuando sólo se trataba de una reforma constitucional y el Gobierno conservaría el poder que podría refrendar el 2019. 
 
Hubo una gran presión emocional y se sembró el miedo. A pesar de todo, "Goliat” perdió. Mucha gente arriesgó su trabajo y los apoyos, dejó el miedo atrás porque pensó, con o sin cultura aymara o quechua, que la rotación en el poder es buena. 
 
La democracia ha sido beneficiada, el terreno está abierto a la regeneración o a la nueva opción; que la derecha no crea que puede volver atrás lo construido sin aportar un proyecto renovador.
 
Son nuevos tiempos para tod@s. El no reconocer que hay un rechazo significativo por corrupción y deterioro del liderazgo sería un grave error.

Rafael Archondo Pabón es médico.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

92
6

Comentarios

Otras Noticias