Desde el mirador

Revalorización de letras y autores de Oruro

lunes, 11 de abril de 2016 · 00:00
La Fundación Cultural Zofro  y Plural Editores  han presentado  el libro  Letras orureñas, autores y antología  que enriquece los testimonios de la bibliografía nacional, el miércoles 6 recientemente pasado, en Espacio Simón I.
 
Patiño. Su valioso contenido es importante para investigadores, estudiantes, interesados en literatura regional y público en general. La tarea de compilación, organización sistemática, valoración y apuntes críticos estuvo a cargo de tres representativos autores de los campos de la poesía y el  periodismo: Carlos Condarco Santillán, Benjamín  Chávez Camacho y Martín Zelaya Sánchez.  Invitado al  comentario fue el escritor Mariano Baptista Gumucio.   
 
En la primera parte, bio-bibliográfica,  se tiene el registro de datos salientes de 124 escritores y escritoras nacidos en Oruro y algunos de otras regiones que publicaron su creatividad en esa ciudad. Para ejemplo, nada más, Luis Mendizabal Santa Cruz, Alcira Cardona Torrico, Ramiro Condarco Morales, Julio Viaña  Molina, Hilda Mundi, Héctor  Borda Leaño, Juan Siles Guevara,  Alberto Guerra Gutierrez,   Jorge Calvimontes, Eduardo Mitre, Cé Mendizabal, Elvira Espejo Ayca,  Eduardo Nogales Guzmán y otros. Es pertinente señalar que la revisión hizo posible revalorizar a autores olvidados y tomar en cuenta a jóvenes con valores de proyección.  
 
Si bien no son muchos los trabajos publicados en relación con la literatura regional, es evidente que se han producido obras fundamentales  del país global:  y se citó en la presentación  Catalogo de la bibliografïa boliviana,  de Arturo Costa de la Torre,  Pasión por la palabra,  de Raúl Quintana y Ramiro Duchén, así como Diccionario histórico de Bolivia, de Joseph Barnadas.
 
Existen otros antecedentes,  altamente ilustrativos:  Panorama literario de Oruro, inédito,  de Carlos Condarco Santillán; Sección letras orureñas del suplemento literario El duende;  La poesía en Oruro, antología,  de Alberto Guerra Gutiérrez. Y  Edwin Guzmán Ortíz;  Orureños en la cultura boliviana,  de  Elías Blanco Mamani, y finalmente, Diccionario de autores orureños,  de Lidia Castellón y Marlene Durán Zuleta.    
 
La  Antología mínima,   que corresponde a la segunda parte del libro, consigna a 67 autores, en prosa y en verso.
 
Se refiere particularmente a poetas, narradores, ensayistas  y dramaturgos. Sin embargo, hay  algunas excepciones:  José Santos Vargas (el tambor), Adolfo Mier, historiador, José María Dalence,  ensayista y Carlos Felipe Beltrán, lingüista.
 
En el ingeniero Luis Urquieta Molleda, presidente de la Fundación Cultural Zofro, encontramos al inquieto promotor de los quehaceres culturales. Ha fundado y dirige el suplemento literario   El duende . Esta especial publicación quincenal  se originó cuando  se desempeñaba en la presidencia de la Federación de Empresarios Privados de Oruro.  Me reveló, en una entrevista pasada, que  el autor de un poemario solicitó auspicio para su publicación. El requerimiento del poeta  tocó la sensibilidad de quien despertó en esa entidad empresarial el interés por respaldar y estimular la creación literaria.  En efecto,  se publicó:  La trama del viento,  del joven autor Edwin Guzmán Ortiz. Esa decisión, además, dio paso al nacimiento de la revista El faro, uniendo inquietudes con Alberto Guerra, escritor, poeta y antropólogo, también orureño, que alcanzó 40 números. De ahí se pasó a la edición del suplemento  El duende, que llegó a más de 500 números hasta ahora.
 
Más tarde, en otra entrevista,  nos dio la grata sorpresa de haber extendido sus  afanes a la creación de esta fundación co-editora del libro del que nos ocupamos.  Entonces explayó los propósitos que lo animaban:  la divulgación de las expresiones  culturales, organización de coloquios, conferencias, encuentros y  discusión de temas relacionados con estas manifestaciones, realización de   tallares de artes plásticas,  narrativa, poesía, música, folklore y artesanías. Así contribuyó a la edición de libros y uno de ellos es precisamente este trabajo que acaba de presentarse.
 
Puntualizan los autores que la  Fundación Cultural Zofro acogió la iniciativa con entusiasmo y la apuntaló de principio a fin,  a tiempo de destacar  sus fuentes de consulta, el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia, en  Sucre, la Biblioteca Central de la UMSA y el Centro de Documentación en Artes y Literaturas Latinoamericanas CEDOAL, de La Paz, y la Biblioteca de Investigadores de la Casa Municipal de Cultura, de  Oruro.

Mario Castro es periodista.

Comentarios

Otras Noticias