Resolana

Yo quiero ser como el P’ajla

Por 
miércoles, 13 de abril de 2016 · 00:00
Cuando sea grande, yo quiero ser como el P’ajla, alias Xavier Albó, el amigo P’ajliri, el "piadoso” que, junto a otros audaces, se atrevió a formar la única comunidad mixta de sacerdotes y laicos, el padrecito Albó que hizo su noviciado deambulando por comunidades campesinas indígenas del valle cochabambino (ese al que Cliza le robó el corazón y la honra, según él mismo cuenta) y sigue correteando por las del Chaco y las del altiplano.

Yo quisiera parecerme, aunque sea un poquito, al fundador de la aventura CIPCA (Centro de Investigación y Promoción del Campesinado), al militante de la huelga de las mujeres mineras que el año 1978 logró la apertura al regreso de exiliados que iniciaría nuestro más largo y fructífero periodo democrático en la historia del país.
 
Me ilusiona ser como el doctor Albó, que no tiene miedo nunca de decir lo que piensa (aunque sea  pateando el tablero y en la cara de quienes lo están adulando); el que escribe las cosas más profundas con una sencillez coloquial que convence; el visionario que en la década de los años 70 comenzó a hablar de Estado Plurinacional, a quien nunca le importó que le digan que es "un cura de mierda” por andar "levantando indios”. 
 
Cuando el corazón me crezca lo suficiente, quiero ser como este jesuita que mira de frente a los años y a la muerte, con una agenda de proyectos y pendientes que cansarían a una quinceañera; un hombre a quien no le pesa sentarse a la mesa con moros y cristianos si se trata de una oportunidad para vender su charque o para facilitar el diálogo; quisiera disfrutar, como él, con las pequeñas cosas de la vida, la comida, entre otras, y reírme de mi misma con la impudicia que él usa, y contar con su insaciable curiosidad por las cosas de este mundo… y del otro, al que no le tiene miedo. 
 
Quisiera tener la memoria de elefante que Xavier tiene, para agarrar y masticar con grandes, poderosos bocados los buenos y los malos recuerdos, sin recato por las lágrimas que eso trae, recordando desde su lejana infancia en un pueblito rural catalán, los continuos viajes en camión de Cochabamba a Cliza "puros comerciantes y peones y, en medio, un curita con sotana negra”, las subidas al Cotopaxi en Ecuador, su propia, peculiar versión del pastoreo de almas entre los migrantes mexicanos en Estados Unidos y las mil y una anécdotas en España y Bolivia, sus dos países, y en centenas de otros lugares, siempre con la boca y la cabeza abiertas. 
 
Por todo eso quiero ser como el P’ajla, pero, por sobre todo, quiero ser como el sacerdote-antropólogo que no tiene miedo de decir que sus 50 años de sacerdocio, "más los otros previos de preparación, se han caracterizado por un proceso de apertura creciente a los ‘otros’ distintos, con particular énfasis en los pueblos indígenas y marginados política, económica y religiosamente, para ir descubriendo juntos, con ayuda del Espíritu, los inescrutables misterios de Dios Padre-Madre y de su Hijo Jesucristo que nos manda amarnos y perdonarnos unos a otros, no para imponerles "mi, nuestra” verdad, por muy firme que la sintamos, sino para ir descubriendo juntos –inter-lo que-sea– esos insondables misterios y los de la vida en este y el otro lado del umbral estrecho de la muerte en nuestra clave, en la de los budistas, la de los adivasi de la India o cualquier otra”.

Carmen Beatriz Ruiz es comunicadora social.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

25
2

Comentarios

Otras Noticias