Por qué no María Galindo

viernes, 15 de abril de 2016 · 00:00

Como una buena parte de mis conciudadanos, tengo sentimientos encontrados con relación a María Galindo. Por un lado están las muchas cosas en ella que despiertan mi admiración y por otro están sus obsesiones y sesgos, no todos los cuales comparto. Sin embargo, todo sumado y restado, me cuento entre sus admiradores. Diría bien del país si fuésemos muchos.

María –voy a permitirme llamarla así, aunque no la conozca personalmente, porque me suena mejor que Sra Galindo- ha anunciado su postulación al cargo de Defensora del Pueblo. Eso es una buena noticia porque ya de por sí contribuirá a enriquecer el proceso y el debate. Como es obvio que éste no se dará en el Parlamento, al menos tengámoslo en la sociedad civil.

Hasta donde he podido leer en la prensa, María es de lejos la más calificada, por su trayectoria, por su coraje a prueba de todo miedo y por una tozudez implacable pero imprescindible para obtener lo que el gobierno no querrá darle. Además ella es la única que ha anunciado un programa que pueda merecer este nombre. Lo que he podido ver de los demás son apenas alegaciones a su favor tan patéticas que deberían ser motivo de descalificación ipso facto.

Una propuesta nos permite estar o no estar de acuerdo con ella, y criticarla o elogiarla. La ironía del caso es que los demás, al haber apenas balbuceado cuatro cosas, quedarán al margen de la crítica, escondidos en su silencio. Así que el debate que la postulación y la propuesta de María provoquen será académico; triste muestra de cuán pobre es hoy el debate nacional.

A par de las virtudes para el cargo ya mencionadas, y seguramente otras más, María es lo que podría llamarse una fanática de las causas que abraza; es decir –para precisar lo que quiero decir con fanática- alguien que sólo ve aquello que, a favor o en contra, está en el camino del logro de sus objetivos. María ve y apunta a su Norte, con poca paciencia para Este y Oeste. Pero son justamente los fanáticos, en este sentido del término, los que logran transformaciones radicales.

Paradójicamente, es precisamente esta virtud de María la que me hace oponerme a su candidatura. En mi escala de valores, timorata tal vez a los ojos de alguien como ella, la tolerancia y la capacidad de ver las cosas con los ojos de otros, es una cualidad imprescindible para el cargo de Defensor del Pueblo, quien debe salir en defensa de todos, independiente del color y olor de los abusos que sufre.

Por otro lado, me preocupa la opinión que María tiene de la gestión del Defensor saliente, no porque ella dé la razón al Vicepresidente, sino porque delata una visión poco realista de lo que está al alcance de la gestión del Defensor, y lo que es más grave aquí, denota una comprensión equivocada de su papel. Ella critica la gestión de Villena por no haber logrado transformaciones en la agenda de su preferencia. Es como criticar al dique por no hacer que bajen las aguas.

La función del Defensor es, como su nombre lo indica, defender al ciudadano de las arbitrariedades e injusticias que pueda sufrir de manos del Estado. Esta labor no puede tener preferencias programáticas -aquí el defecto de la propuesta de María- pero tampoco debería proponerse realizar cambios en las áreas donde se dan esos abusos, sino es a través de una reacción del gobierno, quien será siempre el responsable por las políticas y medidas que deban tomarse donde haya esas fallas.

Con todo, María es la candidata más fuerte de los conocidos hasta la fecha, aunque podría ser mejor si ella acepta la crítica. Ella, que la ejerce tan implacablemente, debería escucharla cuando le toca. Sea como fuera, como están las cosas, el hecho de que María sea la mejor candidata es garantía de que no será elegida. Así que poco ganamos dándole cuerda al debate, pero ojalá que esto sirva al menos para subir el umbral de referencia del proceso.

Jorge Patiño Sarcinelli es escritor.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

58
11

Comentarios

Otras Noticias