Cultura

sábado, 23 de abril de 2016 · 00:00
Fernando Molina
 
Qué pena si se subordina la Fundación Cultural del Banco Central al Ministerio de Culturas. La idea detrás de la creación de esta fundación era "colarla” a una institución siempre solvente, de modo que sus funcionarios y actividades no deban sufrir las estrecheces que padecen las instituciones dependientes del ministerio. Si ocurre, los museos y, lo que es peor, el Archivo Nacional, terminarán como estaban antes, cuando Gunnar Mendoza tenía que poner de su bolsillo para las fotocopias. (Facebook).

Comentarios

Otras Noticias