Otras palabras

Por qué Lula y Evo no me representan

Por 
jueves, 07 de abril de 2016 · 00:00
La pérdida de legitimidad de los gobiernos progresistas en la región no puede ser leída como el simple resultado de la arremetida de la derecha. Hoy vivimos una crisis de representación desde la izquierda. Es hora de mirar el ombligo y profundizar la reflexión crítica de los horizontes políticos de gobiernos que se mantuvieron en el poder por más de una década.

Las experiencias del Partido de los Trabajadores y del Movimiento Al Socialismo, a pesar de sus especificidades, pueden ser leídas como historias de inercias cognitivas y políticas de una vieja izquierda, las cuales explican la continuidad de una manera de pensar y de actuar del siglo pasado y que, hoy, enfrentan sus propios límites. 
 
Son muchas las razones porqué Lula y Evo no representan a muchos ciudadanos y ciudadanas que, como yo, buscan nuevas propuestas políticas progresistas. Presento a continuación cuatro razones. 
 
La primera razón se refiere a la incapacidad de esta izquierda tradicional de comprender la gran novedad del siglo XXI: la insostenibilidad ambiental de un modelo de crecimiento ilimitado con base en el falso supuesto de la infinitud de los recursos naturales.  Su horizonte político no se aparta de la derecha más reaccionaria, ambas ignoran el cambio climático, los desequilibrios ambientales y el agotamiento de los recursos naturales. 
 
La apropiación política de visiones creativas, como el "vivir bien”, cumplió un rol de legitimación política para gobiernos con un chip anquilosado que sólo saben hacer más de lo mismo: profundizar un patrón extractivista pero, ahora, bajo el comando del Estado.  
 
Una segunda razón es la arcaica propuesta de inclusión social: disminución coyuntural de la pobreza sin real y significativa reversión de la desigualdad social (piense en los bonos). Esto es, sin transformación del sistema económico pautado por la lógica de la acumulación irrestricta de capital (en manos privadas y/o públicas) con base en la explotación ilimitada de los recursos naturales.
 
Esta propuesta explica la incapacidad de imaginar otras estrategias de desarrollo más allá de la profundización del extractivismo para generar recursos suficientes, tanto para su redistribución como también para seguir alimentando la vorágine capitalista. 
 
Esta visión de inclusión social, además, reproduce acríticamente un patrón homogéneo de consumo sin conciencia ecológica y al servicio de un sistema de acumulación de riqueza irresponsable. El ejemplo que vemos todos los días es la sustitución de hábitos alimentarios con la expansión de comidas y bebidas chatarra, producidas o copiadas de empresas multinacionales.  
 
Una tercera razón es la incapacidad de este proyecto político de incluir la pluralidad de identidades sociales (étnicas, de género, generacional y orientación sexual) en sus acciones y políticas. En el caso de Brasil, la exclusión más visible es de los pueblos indígenas, mientras en Bolivia son las mujeres y su demanda por igualdad, seguidas de los pueblos indígenas en los territorios comunitarios de origen. En ambos países los jóvenes y colectivos LGTB siguen invisibilizados. 
 
Una cuarta razón es la continuidad de un modelo de gestión del poder y de política pública bajo lógicas rentistas, clientelares y prebendales, a través de manejos no transparentes de los recursos públicos y la institucionalización de la corrupción. Este camino ha llevado a un pragmatismo utilitarista. El poder debe ser mantenido inclusive con prácticas reñídas con la ética, siguiendo la máxima "el fin justifica los medios”.   
 
Por todas estas razones esta izquierda no me representa. El desafío está en la construcción de nuevos proyectos políticos progresistas que superen las inercias cognitivas y políticas de una izquierda añeja para la construcción de nuevos horizontes progresistas. Proceso que inevitablemente tiene que gestarse en el seno de la sociedad. 

Fernanda Wanderley es socióloga investigadora.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

42
7

Comentarios

Otras Noticias