Pronunciamiento de la Unión Europea y cabildeo chileno

sábado, 14 de mayo de 2016 · 00:00
El 28 de abril pasado, el Parlamento de la Unión Europea, en el marco de una reunión con congresistas chilenos, se refirió al tema del diferendo entre Bolivia y Chile actualmente en proceso en La Haya manifestando que era un tema bilateral y que no le correspondía expresarse. Al respecto, es bueno hacer notar que esta posición es producto del cambio de estrategia chilena, la misma que nuevamente busca lograr que la opinión política de los gobiernos europeos se mantenga al margen del reconocimiento de la injusticia del enclaustramiento marítimo boliviano por parte de Chile.

Si bien es cierto que el diferendo es un proceso en esencia jurídico, es también importante el cabildeo político que se deba llevar a cabo a nivel de la comunidad internacional de manera paralela, a fin de que se sepa de dónde surgen los derechos que le asisten a Bolivia, tanto jurídicos como históricos, que sustentan su demanda para demostrar los elementos y argumentos justos que la respalda. 
 
Por ello, resulta penoso escuchar de ciertas autoridades nacionales que, con total desconocimiento de los mecanismos y estrategias diplomáticas que se deben llevar a cabo en estos casos, declaran que en esta etapa sólo se requiere llevar a cabo acciones en el campo jurídico. No obstante ello, el canciller David Choquehuanca, con mayor visión, conocimiento y ubicación sobre el accionar internacional, rectificó dichas manifestaciones indicando que Bolivia continuará con la labor de los expresidentes y excancilleres en apoyo a la demanda marítima.
 
Es importante relievar que la representación de las exautoridades ha permitido un gran avance en la concepción del justo reclamo boliviano, produciendo, inclusive, la protesta del pueblo chileno después de la entrevista en ese país del expresidente Carlos Mesa, por la falta de capacidad del gobierno de ese país frente a la preparación boliviana en la demanda y la efectividad de sus acciones a nivel internacional.
 
Es trascendental también hacer notar que la historia ha demostrado la importancia del accionar diplomático como complemento de toda iniciativa internacional, ya sea ante un organismo o tribunal internacional, como sucedió en el caso de la solicitud  boliviana (no demanda como  Chile lo trata de hacer  ver) ante la Liga de las Naciones en 1921 para la revisión del Tratado de 1904. La misma que ante la falta de gestión diplomática boliviana determinó que países como Brasil y Estados Unidos dejaran de apoyar al nuestro con la consecuente determinación de la Liga de las Naciones de declarar falta de competencia para dar curso a la referida solicitud. 
 
Será de esperar que Bolivia siga dando impulso a la labor de estos exdignatarios de nuestro país para apuntalar aún más los fundamentos de nuestra demanda. 
 
Por otro lado, es necesario hacer notar el menosprecio de la diplomacia chilena ante la solidez de la demanda presentada por Bolivia ante la CIJ y las acciones internacionales que fueron efectuadas por nuestro país, debido a que los resultados obtenidos han  dejado facturas políticas muy fuertes en ese país, producto de las cuales se debió efectuar una reingeniería de su estrategia, cuyos aspectos fueron explicados en un anterior artículo. 
 
Por ello, no hay que subestimar la nueva estrategia chilena, sino, más por el contrario, continuar con acciones bien planificadas y diseñadas a fin de fortalecer la posición nacional en el sistema internacional.  En este contexto, tal como se manifestó en artículos previos, nuestras embajadas y misiones permanentes ante organismos internacionales deben coadyuvar también a este objetivo con acciones bien definidas y precisas desde nuestra Cancillería para no ser meros espectadores.  
 
El Gobierno nacional debe considerar seriamente acreditar personal calificado en misiones claves que conozca los mecanismos estratégico-diplomáticos, a fin de reforzar eficientemente las gestiones que se desarrollen paralelamente a la demanda marítima; de lo contrario, veremos  cómo todo lo logrado hasta ahora se esfumará de a poco.

Erich Rudolf Kuhn Poppe es diplomático y catedrático universitario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

174
99

Comentarios

Otras Noticias