Incremento salarial + contrabando = TNT laboral

martes, 3 de mayo de 2016 · 00:00
¿Cuál es el impacto del incremento salarial y el contrabando sobre la industria nacional y el empleo formal y digno?
 
El incremento salarial (y  el doble aguinaldo) más el masivo contrabando son iguales a la destrucción gradual del aparato productivo o la desindustrialización progresiva del sector manufacturero nacional.  Ambos factores desincentivan la inversión productiva industrial, reducen el mercado local para la producción "Hecho en Bolivia” y  disminuyen la contratación, y  generación de empleo formal y digno. El desarrollo nacional vía industrialización manufacturera está en jaque con políticas de incremento salarial sin considerar la baja productividad laboral en un contexto de masivo contrabando. 

Entre 2006 y 2015, el  salario mínimo nacional (SMN) creció tres veces más que la inflación. En el periodo de referencia el SMN creció 231% y la inflación acumulada aumentó 62%. En los últimos 10 años existió un incremento real  del SMN respecto de la inflación. 
 
Por una parte, el incremento salarial anual, sin aumentos en la productividad laboral industrial nacional, aumentó los costos de producción en las empresas locales que deben competir con los productos importados, que vía devaluación de sus monedas aumentan en forma artificial su competitividad. El resultado: estrangulamiento económico de la industria boliviana. 
 
Por otra parte, el contrabando y las importaciones legales que inundan los mercados nacionales restan mercado, ventas y utilidades a las industrias locales. La guerra de monedas (devaluación) en Sudamérica, que se desató entre 2014 y 2015, ha generado un abaratamiento de los productos internados legal e ilegalmente al país.  
 
Por ejemplo, hace dos años atrás un dólar era igual a 2,3 reales brasileños y hoy un dólar equivale a 3,5 reales brasileños: devaluación del 52%.  ¿El efecto de la devaluación del real en el mercado boliviano? De muestra un botón. Hoy el 80% de la amas de casa de la ciudad de Cobija cruzan el puente y realizan supermercado en Brasilea y Epitacelandia, Brasil, porque los productos de la canasta familiar están entre 20 a 30% más baratos que en Bolivia. 
 
El problema de la devaluación del real en la frontera norte de Bolivia con Brasil es tan fuerte que, incluso, entre los mismos supermercados brasileños ofrecen un tipo de cambio más devaluado para atraer a los compradores bolivianos. Los propios supermercados brasileños devalúan el real respecto del boliviano. En un supermercado brasileño ofrecen el tipo de cambio de  2,05 bolivianos por un real y en otro supermercado cambian 2,15 bolivianos por un real. 
 
Los productos Hechos en Bolivia, con costos laborales crecientes, deben competir con productos importados que vía  devaluación  son cada día más baratos. 
 
La industria nacional enfrenta dos enemigos yugulares: por el frente interno están los incrementos salariales  y el segundo aguinaldo; por el frente externo el masivo contrabando impulsado por la devaluación de las monedas. 
 
Urge implementar medidas arancelarias y paraarancelarias, como también aumentar la productividad industrial nacional para combatir la invasión de productos extranjeros y evitar la destrucción gradual del empleo formal, productivo y digno.
 
Hugo Siles Espada es economista de la Cámara Nacional de Industrias. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

73
3

Comentarios

Otras Noticias