Continuidad histórica por la reconstitución del sistema comunitario

jueves, 30 de junio de 2016 · 00:00
En el estado de Tawantisuyo, en las instituciones políticas, económicas, jurídicas, etcétera, no hubo ni explotados  ni explotadores; todos trabajaban en beneficio común y todos los excedentes eran en beneficio de la comunidad. Después de la llegada de los españoles al Qullasuyo, se marcó el inicio de una relación de  dominación, haciendo desaparecer las culturas que estaban en proceso de florecimiento científico.

 Desde la fundación de la República de Bolivia, en 1825, aparecieron partidos políticos para dominar con sus regímenes autoritarios a los pueblos originarios. Ahora, la sociedad del siglo XXI todavía no ha encontrado la solución  definitiva, porque los partidos políticos de hoy gobiernan aparentando ser democráticos con discursos  demagógicos, inventándose la reelección tirano, por tanto el partido es la dictadura contemporánea, el partido no es ningún modo ni un sistema de liberación para los pueblos originarios, sino que siempre buscan intereses propios de sus aliados o militantes de su partido , por tal razón el partido no representa al verdadero pueblo. Por ello los pueblos lucharon, larga y amargamente, para conseguir la verdadera lucha democrática, por la vía pacífica o por la vía armada. 

 Entonces, desde 1780, los líderes revolucionarios reivindicaron la reconstitución del sistema comunitario en busca de la verdadera democracia, que sería poder del pueblo y no el poder de un sustituto del pueblo. Planteando un modelo de sociedad comunal, ni izquierda ni derecha, ni partidos políticos, sino una democracia legítima que represente a todo el pueblo.

 El sistema comunitario aún vigente en las comunidades rurales y urbanas, con esencia de administración institucional  equitativa de turno y rotación, sin discriminación ninguna, con las deliberaciones de interés común, desde  las comunidades, subcentrales, centrales agrarios, federaciones provinciales, federaciones departamentales y confederaciones nacionales, es el modelo revolucionario, la alternativa  definitiva para arrasar  al pseudo-socialismo del siglo XXI del gobierno de Evo Morales. Así   se desaparecerán los partidos políticos y el voto secreto.

 Los socialistas nunca han pensado cómo liberar al hombre de la fuerza de trabajo que vende al patrón privado o  estatal.  El sistema comunal dará la solución definitiva: en lo económico se dará el quien produce lo consume; en la justicia, ésta estará procedida del pueblo mismo, de acuerdo a la ley natural; en lo educativo se formará recursos humanos con cualificación de fuerza de trabajo para emprender las empresas comunales o asociaciones familiares; en lo político, los cargos institucionales serán por  turno y rotación, consensuados de acuerdo a los usos y costumbres de cada región histórica. 

 
Nilton Condori Alanoca 
es profesor rural.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

70
22

Comentarios

Otras Noticias