Disrupción en el crecimiento económico posBrexit

domingo, 14 de agosto de 2016 · 00:00
El precio del crudo alcanzó sus máximos anuales unos días antes del referendo británico. Desde los 52,5 dólares por barril, marcados a mediados de junio, el Brent ha caído con fuerza hasta los 44 dólares por barril. Esta corrección contrasta con el buen comportamiento de otras materias primas y con la recuperación experimentada por las bolsas tras los mínimos posteriores al Brexit. El precio del crudo Brent ha experimentado un recorte de casi 10 dólares desde los máximos alcanzados en junio. 

Los desplomes en el precio de las materias primas, sobre todo en el crudo, habían sido un factor determinante en el ánimo de los inversores y la correlación del petróleo con las bolsas era muy alta. Recientemente, y tras las caídas posteriores al Brexit, las bolsas y en general los activos de riesgo han registrado una evolución positiva, recuperando gran parte de las pérdidas iniciales. Los temores a que la salida del Reino Unido de la Unión Europea produjese una fuerte disrupción en el crecimiento económico se han ido suavizando, lo cual ha permitido que el sentimiento de mercado haya mejorado.

Sin embargo, los precios del crudo se han quedado atrás en el movimiento de recuperación posBrexit, incidiendo en las caídas precedentes. Resulta interesante comprobar que los efectos del referendo británico no han impactado negativamente en el precio del resto de materias industriales, que han desligado su comportamiento de los precios del petróleo. 

El buen comportamiento del resto de materias primas demuestra que probablemente estos precios están reflejando una mejora del sentimiento económico favorecido por una estabilización en las perspectivas de crecimiento a nivel global.

 Si bien el impacto del Brexit ha obligado a reducir las estimaciones de crecimiento en algunos países, sobre todo el Reino Unido y Europa, en el resto de economías los efectos del referendo británico no parecen ser demasiado disruptivos. Mientras tanto, la economía norteamericana sigue mostrando una gran solidez y los mercados emergentes muestran síntomas claros de estabilización.

La economía global se estabiliza poco a poco al verse absorbidos los impactos negativos que han sufrido las economías emergentes. Eso apoya una recuperación gradual del comercio global, algo de lo que también se beneficiarían las economías desarrolladas.

El reciente cambio de sentimiento sobre la economía sería la razón por la que la reciente corrección en el crudo no ha sido compartida por otras materias primas. El descenso en el petróleo ha alcanzado un punto importante cercano a los 44 dólares por barril. En principio, de perforarse ese suelo, el nivel de los 40 dólares por barril debería ser un soporte importante ya que éste representa la zona de riesgo sistémico para los mercados.

El precio del crudo suele sufrir de estacionalidad en verano, periodo en el que confluyen un menor consumo, un aumento de la producción en los yacimientos del hemisferio norte y el reciente incremento de los yacimientos en funcionamiento en Estados Unidos después de un periodo de recortes en los últimos meses. 

Salvo que se produzcan nuevos eventos que provoquen mayores recortes en las estimaciones de crecimiento global, el precio del crudo debería recuperar terreno a lo largo del cuarto trimestre del año, puesto que los niveles de producción y consumo se han equilibrado bastante en los últimos 12 meses.

Marco Antonio Barroso Mendizábal es abogado, diplomático y catedrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

69
4

Comentarios

Otras Noticias