Dobles vías para conservar el agua

miércoles, 24 de agosto de 2016 · 00:00
Durante los últimos años en el país – como en otras latitudes del mundo, por iniciativa del presente gobierno se han iniciado a implementar las dobles vías. Por ahora la de mayor extensión e inaugurada en 2013, que conecta capitales de dos departamentos, es la doble vía La Paz-Oruro, una obra que permite descongestionar el tráfico y evitar los graves accidentes de tránsito que ocurrían hasta entonces.  

Aunque de inmediato la obra resultó con problemas técnicos, se evidenció la aparición rápida de baches, hoy resellada casi en todo el trayecto. Igualmente el proyecto no parece ser integral, por ejemplo, hay pocos pasos a desnivel para el traslado de animales, sí están los puentes para el transporte automotor; también se percibe la falta de mejor integración de los pueblos en el trayecto, es más, algunos parecen estar semienterrados por escombros. Al final quién puede negar sobre el nivel de sosiego que se siente al viajar; pero aparte de estas mejoras, verdaderamente la obra se constituye en un medio ideal para la cosecha de lluvias y con ellas recargar los acuíferos del Altiplano. 

Muchos de nosotros al cruzar el enorme Altiplano, habremos observado la monotonía de la geografía, pampas áridas, chozas olvidadas y junto al sol sagaz, asimismo se puede ver aún una producción agrícola atrasada – un lugar de pocos signos de vida y seducción. En realidad puede ser  todo lo contrario, es un medio esperanzador, cuando en una sola intentamos  ver la combinación de cadenas montañosas, pie de montañas, y junto a ellas el conjunto y rico de ecosistemas de abanicos aluviales, o igualmente la presencia de terrazas, depósitos fluviales, fluvios lacustres, coluvios, todos ellos tan útiles para la recarga, y en medio de este paisaje la obra de la doble vía. El aprovechamiento de los drenes que desvían la escorrentía de la vía cuando llueve, con la complementación de sumideros hacia el suelo, podrían facilitar la recarga deseada antes de la evaporación rápida del agua. 

Sobre la doble vía que cuenta con una longitud de 250 km y 14 m de ancho, considerando solamente la mitad de una superficie asfaltada con cerca de 3 millones de m2, cuando la caída de 1 mm de lámina de lluvia por cada metro cuadrado equivale a un  litro de agua, pues es posible cosechar  cerca de un millón de m3/año. En los próximos 30 años, que para entonces se prevé mayor incremento de la temperatura o de  evaporación de agua, el volumen recargado sería cerca de 30 millones de m3. De no conservarse las aguas subterráneas del Altiplano tan explotadas hoy, se habrá afectado casi la totalidad del ecosistema por agotamiento del agua, cuando en sus inicios comenzó en los salares, ahora le sigue la zona del Poopó. Las medidas de mitigación del impacto climático obedecen a iniciativas educativas e iniciativas creativas  antes de elegir la  implementación de tecnologías de conservación de agua muy costosas. 

Ramiro Pillco Zolá es investigador en Agua y Desarrollo Sostenible de la UMSA.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

87
3

Comentarios

Otras Noticias