Tábano

Poderosas esposas de poderosos

martes, 09 de agosto de 2016 · 00:00
El binomio presidencial de Nicaragua ha dejado indignados a quienes creemos en la institucionalidad democrática porque está integrado, nada más y nada menos, que por una pareja de esposos: el Presidente Daniel Ortega y su compañera de toda la vida, Rosario Murillo.

Los medios locales de ese país dejaron trascender que Ortega padece de problemas cardíacos, lo que lleva a deducir que quiere asegurar la sucesión para su familia o que pretende seguir gobernando después de muerto.

Este dinosaurio de la izquierda latinoamericana, convertido en socialista del siglo XXI, ha concentrado todos los poderes no sólo para su partido, sino también para su familia. Rosario Murillo es el prototipo de esposa poderosa que, según el mismo Ortega, decide al menos sobre el 50% de los asuntos de su país. Esto ocurre gracias a que ella se puso del lado de su marido cuando su propia hija denunció a Ortega por violación.

El caso del binomio Ortega es único pero, a la vez, muestra la tendencia cada vez más frecuente de preservar el poder mediante la esposa, aunque en otros casos las parejas presidenciales han tenido la sensatez de hacerlo en períodos presidenciales distintos y apelando al voto popular.

Ocurrió en Argentina, con el matrimonio Kirchner, que gobernó durante diez años consecutivos. Y está a punto de suceder también en Estados Unidos, con los esposos Clinton. Si bien en estos casos las dos mujeres tienen una carrera propia, construida a base de votos ciudadanos, también es cierto que heredan la estructura partidaria y tienen el aval del que fue el hombre más poderoso del partido; es decir, su esposo.

En otros casos, si bien la esposa no hereda la Presidencia, concentra poder y dinero, ocupándose de los asuntos menos santos de la gestión.

Ocurrió en Bolivia, con la poderosa Yolanda Prada de Banzer que, según dicen, era capaz de reprender al vicepresidente con una mano y de acumular riqueza con la otra.

Como se sabe, el Presidente Evo Morales no tiene esposa y, por tanto, tampoco le ha dado a Bolivia la figura de la primera dama. Sin embargo, ha tenido una  novia que se ha aprovechado de su relación sentimental pasada para hacer fortuna, aunque el Mandatario asegura que él no supo de ella desde el 2007.

Desde este lado del teclado abogamos porque más mujeres lleguen al poder, pero siempre que se ganen el derecho de acceder a esa alta posición por mérito propio y no porque son un instrumento de alguien.

Y traigo este tema al debate porque últimamente han surgido algunas señales, sobre todo en La Paz, de parte de esposas de las autoridades que, poco a poco, están adquiriendo un protagonismo inquietante.

El caso más claro es el del Gobernador Félix Patzi, quien, apelando a la lógica andina del Chacha Warmi, ha justificado el poder que su esposa concentra en la Gobernación de La Paz. Es más, ha señalado que es un mandato popular cogobernar con ella.

Habrá que decirle a Patzi que La Paz votó por él y no por su esposa. Él asegura que el trabajo es voluntario (sin sueldo), lo que preocupa aún más, porque nadie trabaja por nada, a no ser que tenga algún interés velado. 

En el caso del alcalde Luis Revilla, si bien su esposa no ostenta poder dentro de la Municipalidad, resulta por lo menos llamativo que acompañe a su esposo a todos y cada uno de los viajes que realiza en misión oficial, y que desarrolle una agenda de primera dama. Es probable que lo haga con recursos propios, pero no deja de trasmitir un afán de protagonismo que, en vez de ayudar en la carrera política de su esposo, la perjudica.

Esposas de poderosos las hay de todo tipo, pero esta columna está dedicada a aquellas que acumulan poder por decisión propia o porque se convierten en un instrumento de preservación del poder de sus maridos. 

Señoras: el cargo público es de servicio y se gana por méritos antes que por relaciones conyugales. Señores: heredar el poder a la esposa es un rasgo de autoritarismo y que denota el uso del poder para beneficio propio y familiar.
 

Mery Vaca es periodista.
136
7

Comentarios

Otras Noticias