¡Mata la vaca!

viernes, 16 de septiembre de 2016 · 00:00
Un maestro zen y su discípulo  llegan a una choza en el campo, donde son recibidos por un anciano muy pobre que les brinda techo y comida, y les dice: Esta leche la extraemos de esa vaca que es nuestra única pertenencia y vivimos de la leche que le ordeñamos. Cuando el anciano ya dormía, el  maestro le dice al discípulo: Ve y "mata la vaca”. El discípulo desconcertado hace caso al maestro y luego parten. 

Después de un año, el  discípulo retorna al lugar, donde  encuentra una hacienda  y le pregunta al mismo anciano: ¿cómo hizo para mejorar y cambiar de vida? Y el anciano le responde: Después que murió la vaca nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades, para las que, pensábamos, que no teníamos como familia.    

Esta historia recobra vigencia en un momento cuando los  productores lecheros y la empresa PIL Andina se encuentran enfrentados por el precio de compra de la leche. La empresa se niega a dialogar si los productores no aceptan bajar el precio de la leche de 3,70 bolivianos a  1,40 por litro, porque estarían sobre estocados con 14.000 toneladas del producto y por el alto precio equivale a una pérdida de 42 millones de dólares. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  el consumo per cápita en el país es de 60 litros por año y lo ideal sería llegar a 182 litros por año, por lo que Bolivia tendría un déficit del 66% en el consumo de lácteos. Parece que no son suficientes medidas el desayuno escolar y los subsidios de lactancia para ampliar la demanda interna.

En este momento de precios subvencionados y mercado saturado la solución no es sencilla, y tampoco se puede recurrir a soluciones extremas, como usar el sable del maestro zen y matar a la vaca.  Pero sí es recomendable que el sector de productores lecheros vea  a la innovación como un camino para lograr una explotación lechera más estable, dándole mayor valor agregado a su producción y también aumentando la productividad del hato lechero.

Es hora de que los productores comiencen a tecnificar su explotación para crecer de una manera rentable y que la tecnología les permita métodos de trabajo más eficientes, aumentando la productividad y sostenibilidad de su negocio. Con la automatización,  los lecheros pueden transformar su granja empleando menos mano de obra para el ordeño, mejorar la calidad de la leche, reducir costos en la recogida de la leche e incrementar la producción del lácteo por vaca.  Adicionalmente, los alimentos biotecnológicos son un complemento ideal para aumentar de un 40% a 50% la producción del ganado lechero. Esta innovación fue patentada por Bialtec (www.bialtec.net), una empresa colombiana que ganó el concurso Innovadores de América y que hoy, gracias a este complemento, muchas haciendas productoras colombianas se están beneficiando.

En cuanto a darle mayor valor agregado a una materia prima tan noble, las oportunidades son muy amplias para que los productores lecheros, que ya están organizados, puedan elaborar derivados lácteos, como quesos, yogurt o helados artesanales, para llegar directamente al consumidor final.

Finalmente, las industrias lácteas, como PIL Andina o Delizia, podrían ingresar a fabricar otros productos novedosos como bebidas lácteas para niños con fuentes de hierro, calcio, proteínas y vitaminas; leche condensada no azucarada para preparaciones culinarias; bebida láctea con antioxidantes como el omega 3, probióticos y prebióticos; lactosal como sustituto de la sal que proviene del fraccionamiento de la leche para menor consumo de sodio; leches para reforzar el sistema inmune  para reducir el estrés, para  el insomnio, etcétera.

Es momento de salir del statu quo y  promover  mayor innovación en la cadena de valor de los lácteos y así darle una solución de largo plazo a la explotación lechera en el país.

Jorge M. Velasco Tudela es especialista en emprendimiento.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

109
4

Otras Noticias