Naviera Hanjin: jaque al comercio internacional

sábado, 24 de septiembre de 2016 · 00:00
La flota fantasma de 89 buques de la empresa coreana Hanjin, bloqueada fuera de los grandes puertos internacionales por falta de dinero, tras suspender pagos, está poniendo en jaque al comercio mundial. El Departamento de Agricultura de  Estados Unidos encendió la alarma al reconocer que habrá problemas operativos en los terminales durante los próximos dos o tres meses, con consecuencias imprevisibles para los consumidores, como el aumento del coste de los productos importados.

 Después de la presentación del concurso de acreedores, ahogado por una deuda de más de 4.000 millones, ningún puerto acepta ahora buques del grupo Hanjin, ni está dispuesto a proporcionarle catering o combustible. Una parada para descargar contenedores puede costarle a una naviera cerca de 30.000 euros y no hay operador portuario que esté dispuesto a mover sus grúas ante el riesgo de no ser pagado y si no recibe las tasas por adelantado.

 Pero el panorama se podría complicar mucho más; es decir, incluso pediría  el secuestro de la mercancía. Lo llamativo es que esta emblemática empresa coreana guarda en sus buques bienes valorados por 12.000 millones de euros, los cuales, sin dinero, no pueden ser descargados. A la fecha, los buques de Hanjin están parados en medio del mar cargados de bienes de diversa naturaleza, como  camisetas, hornos, bolsos o televisores, los cuales llevan días fondeados delante de las aguas portuarias de 51 terminales en 26 países alrededor del mundo. 

 Un serio problema para las grandes compañías que no pueden cumplir los plazos de entrega. Nike, Hugo Boss, Samsung o LG están en apuros ya que necesitan llevar sus contenedores a su destino para atender la campaña navideña del 2016 y, en definitiva, el compulsivo consumidor también pagará sin reparar estos costos. 

 Por otra parte, Hanjin, como su rival naviera Hyundai, a la fecha intentará dar un respiro para descongestionar la situación, al organizar un transporte extraordinario desde Busan (Corea) hacia Los Ángeles. En los próximos días zarparán hasta 13 barcos, cuatro hacia Estados Unidos y nueve hacia Europa. A su vez, Maersk introducirá un nuevo servicio entre Asia y la costa Oeste de Estados Unidos con seis buques. 

"Esto ayudará a restaurar la cadena de suministro, pero se tardarán semanas en despejar la situación. Esto no se recupera de un día para otro”, dijo Rahul Kapoor, director de Drewy Financial Research Services en Singapur. El perjuicio es enorme. A manera de ejemplo, sólo en el puerto de Busan se pueden perder hasta 11.000 empleos.

El Gobierno de Seúl, ha garantizado un préstamo extraordinario de cerca de 90.000 millones de euros para atender la emergencia y negocia contra reloj para permitir que los buques tengan acceso a las instalaciones portuarias, mientras que los bienes que tenían previsto viajar en las próximas semanas con la naviera coreana ahora deberán buscar otras soluciones, incluido el costoso viaje por avión.

Hanjin, la mayor naviera de Corea del Sur y la séptima del mundo, es víctima de la caída del comercio internacional. Sus acciones han caído este año un 62%. El sector naval en su conjunto tiene exceso de capacidad, porque con los tipos bajos los armadores se animaron a financiar la compra de buques nuevos, pero la demanda no cumplió con las expectativas. El resultado no es alentador, acabará con pérdidas de más de 4.000 millones de euros a escala mundial. 

Marco Antonio Barroso Mendizábal es abogado, diplomático y catedrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

84
4

Otras Noticias