Problemas en la Sociedad de Ingenieros La Paz

miércoles, 19 de abril de 2017 · 00:00
De un tiempo atrás la entidad que aglutina a los profesionales ingenieros de La Paz atraviesa por una crisis institucional que no ha podido ser superada ni siquiera con la intervención de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia, que es la matriz nacional.

El problema se originó cuando la dirigencia,  cuya gestión culminó el año 2016,   recurriendo a elecciones  muy  cuestionadas por el grueso de su afiliados, logró prorrogar su poder. En conocimiento de esta situación, la matriz nacional se constituyó en parte del conflicto y bajo su supervisión, mediante nuevas elecciones, se eligió a sus autoridades democráticamente.

Lamentablemente el grupo observado ha desconocido esta decisión y dado lugar a que la institución actualmente tenga dos cabezas,  con los  efectos negativos que trae semejante anormalidad. Consiguientemente, prime la  desorientación y desasosiego en la familia de los ingenieros y preocupa el  socavamiento del prestigio que sufre una de las agrupaciones profesionales más respetadas de la paceñidad.

Es por demás notorio que en los últimos años la participación de los ingenieros en la solución de los cotidianos problemas que se presentan en nuestro departamento ha disminuido y  su opinión, que en tiempos mejores era requerida y expresada a través de su institución, ha pasado a segundo plano, y ahora sólo es historia.

La evidencia de lo mencionado es la inexistencia de algún pronunciamiento  institucional que refleje el interés por contribuir en temas tan trascendentales que tienen que ver con el departamento. La crisis del agua, los proyectos hidroeléctricos, la contaminación del lago Titicaca, la evolución desmedida de las construcciones en  áreas de riesgo, la prolongada inhabilitación de la autopista,  por  mencionar algunos, consideramos son tareas  que debían preocupar a la institución, aprovechando el  potencial que tienen sus profesionales afiliados en las  diferentes especialidades  de la ingeniería.

En suma: todo parece indicar que la cuestionada dirigencia de la Sociedad de Ingenieros La Paz, con su ineficacia en promover la dignificación del ingeniero y cumplir con su rol dentro la sociedad paceña más bien ha debilitado la credibilidad, y estabilidad de la  institución y, por añadidura, con su equivocada  conducta  habría ocasionado que sea  desvinculada de la matriz nacional y de los  vínculos institucionales con las demás filiales del país. 

A este desalentador panorama se añaden versiones preocupantes relacionadas con el estado patrimonial de la sociedad. Al respecto, emergente de procesos legales que se siguen en tribunales ordinarios,  los bienes de la institución estarían en riesgo  y habrían sido preventivamente anotados en  instancias judiciales.

A partir de la evaluación de estos ingratos antecedentes es evidente que no queda otra alternativa que buscar los caminos más adecuados que nos lleven a la  solución de los problemas planteados. En esa perspectiva, consideramos que lo primero es reconocer a la Sociedad de Ingenieros de Bolivia nacional  como la instancia competente que acerque a las partes en conflicto.

Aceptada esta condición y situando en primer plano el bien de la institución, será necesario deponer actitudes sectarias, acudir a los canales conciliatorios,  eliminar actitudes revanchistas y, sobre todo, preservar la unidad de la familia que aglutina a los ingenieros.  

Juan F. López Videla N. es ingeniero, exdirectivo de la SIB La Paz.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

145
50

Otras Noticias