Versiones de Judas y el aborto

martes, 25 de abril de 2017 · 00:00
Judas Iscariote comparte con Nicolás Maquiavelo y Marco Bruto el dudoso privilegio de ser un despreciable villano de la mitología popular y un héroe improbable para unos pocos. Como  dijo Borges en  "Tres versiones de Judas”, este apóstol, amado por Jesús, lo fuerza a revelar su divinidad y así hace posible la salvación de la humanidad. 

Con esa traición necesaria, Judas se sacrificó pasando a la historia como un indigno traidor.
 
Mientras que los padecimientos de Jesús fueron físicos, temporales y fueron compensados con la gloria divina, Judas ha quedado condenado al dolor espiritual eterno. Esta teodicea ha sido ya ampliamente analizada; el texto de Borges es un ejemplo.

Hoy en día encontramos, rara vez, personas que estén dispuestas a este tipo de sacrificio moral por una causa. Mientras que la mayoría defiende y hasta muere por causas, esperando entrar al panteón de los héroes, o con mala suerte al de los mártires, hay unos pocos que tienen la generosidad de poner de lado vanas pretensiones intelectuales y sacrifican su reputación por una causa. 

Éste es el caso de algunos que estos días han abollado sus prestigios intelectuales esgrimiendo por la causa de la vida argumentos más allá de la sensatez, haciendo afirmaciones y difamaciones veladas que sólo podrían justificarse por una defensa apasionada, sin cuartel y sin vacilaciones, casi ciega de sus creencias. Es admirable. 

Desde que, con el proyecto del Nuevo Código Penal, la cuestión del aborto ha vuelto a la discusión pública, parecería que flota en el ambiente una nube espesa que obnubila el entendimiento y la cordura de los más cuerdos, y ya se publican cosas que hubiésemos creído inimaginables en estos tiempos.

Hay uno que dice sin ruborizarse que para evitar una preñez indeseada lo mejor que puede hacer una mujer es cerrar las piernas. ¡Aberración, aberración! Clama otro; el aborto es una aberración. Dios quiso esa violación, Dios que todo lo quiere y todo lo puede, quiso que ese niño salga mal formado. Él envía a su ángel estocástico a cargar la vida de esa mujer con un niño sin padre o sin cerebro; no lo hace ni por malo ni por bueno, sino porque Él es un Dios de la suerte y de la mala suerte; esto lo afirma un físico que sabe de probabilidades.

Pocas cuestiones como el aborto dividen a la sociedad en dos bandos de manera tan irreconciliable. Es cierto que escuchamos defensas racionales del derecho femenino al aborto, por un lado, y del derecho a la vida del inocente en formación, por otro.

Pero, la mayoría de los que luchan en la contienda no intentan aproximar ideas divergentes, sino que se enfrascan en una guerra sucia, donde se intercambian insultos más que argumentos. Los anti abortistas son trogloditas machistas; los abortistas son asesinos, desplazados de la vida, nada menos. 

¡Y eso que no han vuelto, todavía, a la discusión de los métodos anticonceptivos! Si es verdad que la vida comienza en la concepción, entonces cada píldora anticonceptiva, cada T de cobre mata seres humanos en formación; es una verdadera hecatombe diaria de bebés asesinados en el útero insensible y anónimamente.

El argumento por la vida es respetable, pero si la vida es el milagro más grande -uno de los pocos sobre los que hay evidencia irrefutable- por coherencia habría que proteger todas las vidas por igual por ser manifestaciones de ese milagro: habría que ser pacifista, oponerse a la pena de muerte, ser vegetariano, etcétera con la misma pasión. Pero si no es sólo la vida lo que está en juego, sino el alma de ese amasijo todavía inocente de células, entonces el argumento es otro, más complejo. 

No puedo decir que no tengan razón los que condenan el aborto en los términos maniqueos que hemos visto estas semanas. Quizá la tienen, siempre y cuando valga el gran axioma: Dios existe.
 
Si Él existe, lo que ellos dicen puede ser verdad, y si no, probablemente son dislates. No hemos avanzado mucho desde la Inquisición.

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

113
51

Otras Noticias