Pregunta al Canciller

lunes, 8 de mayo de 2017 · 00:00
No tengo el honor de conocer al canciller Fernando Huanacuni, pero me gustaría hacerlo.
 
Tampoco conozco su trayectoria, fuera de su admirable aymaridad, aunque la lectura de varias referencias en la internet me informan que es abogado, que ha escrito sobre el Vivir Bien/Buen Vivir; que es experto en reivindicaciones indígenas y que es especialista, según una página web, en cosmovisión andina, habiendo recibido un "Doctorado en transformación humana” en The Zambuling Institute for Human Transformation en Washington, D.C., cuyo presidente es el economista Alfredo Sfeir Younis, quien es ,además, según dichas fuentes, "un sacerdote maya”.  

Si usted no me cree, haga su propia investigación. Encontrará allí un tema fascinante y muy distinto a la política común y corriente de nuestro país.

 No es poca cosa.  La transformación humana (como una anterior columna mía sobre la Transmogrificación lo demuestra) es una de mis aficiones preferidas.  Hay muchas transformaciones que quisiera ver (y no hablo de las cosméticas), tales como la transformación de Assad en un hombre de paz; la transformación de Trump en un hombre veraz y sin prejuicios; la del amargo Maduro en generoso y tierno; la de Morales en delantero del Bolívar; la de García Linera en futbolista de cualquier equipo; la de Samuel Doria en integrante de los Kjarkas y la metamorfosis de Rubén Costas en colla.  Finalmente, si pudiera transmutarme en joven nuevamente hasta me inscribiría en el MAS.

 No siempre se puede transformar a la gente.  La humanidad es renuente a los cambios; rechaza lo desconocido y se adhiere a las tradiciones, protegiéndolas a ultranza como nosotros defendemos el Carnaval de Oruro, pese ser producto del más craso colonialismo español. Sin embargo, estudiar el proceso de transformación es sólo el comienzo.  Sería maravilloso que el canciller Huanacuni cambie nuestra insularidad en una actitud amplia y globalizadora; que abra nuestras fronteras mentales hacia todo el planeta, sin exclusiones; que el buen vivir se extienda hacia los pueblos potosinos y hacia los refugiados del Medio Oriente; que se tome en cuenta a las mujeres tanto como a los hombres y que pasemos del discurso a la acción en lo que se refiere a la reforma judicial.  

Jueces y fiscales, todos probos y confiables ... esa sería, por ejemplo, una transformación maravillosa; también lo sería tener periodistas que investiguen a fondo las noticias; maridos que no peguen a sus mujeres; hombres que no abusen de las jovencitas; maestros que enseñen e inspiren y, aunque parezca trivial, locutores y autoridades que no digan "recepcionar”, "aperturar” y "lecturar” cuando lo correcto es decir "recibir, abrir y leer”, transformando el estilo rebuscado en español llano y correcto.  

 Hay muchísimas otras transformaciones que pueden ayudarnos a vivir bien,  a que el bienestar llegue a todos los bolivianos.  Si el Canciller puede trazar una senda y cambiar el destino de nuestros líderes, así como las entidades que ellos controlan, podría revolucionar el país.
 
 Transformar la burocracia en apoyo al ciudadano; transformar el tráfico en flujo ordenado, las colas del Hospital de Clínicas en atención inmediata; las inscripciones escolares en procesos sensatos; las marchas "anti” y de protesta en acciones proactivas, los alcohólicos y drogadictos en seres productivos, la incompetencia en eficiencia, la violencia en ternura.  ¡Imaginen lo que resultaría de tal cambio!  Doctor Huanacuni, Esta es la pregunta: ¿dónde y cuándo empieza la transformación? Estoy a la espera de su gestión interna e internacionalista. Estamos, se dice, en tiempos de "cambio” y sería interesante ver cómo vamos cambiando de actitud.

Lupe Andrade Salmón es periodista.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

246
16

Otras Noticias