Catalejo

Cómo superar la prebenda y conseguir desarrollarnos

miércoles, 20 de septiembre de 2017 · 00:00
Para poder abandonar el extractivismo, y fundar nuestra prosperidad en industrialización con creación masiva de empleo de calidad, tendríamos que empezar por eliminar la cultura de la prebenda: nunca más privilegios, todos con los mismos derechos y obligaciones, y que la única manera de progresar sean el esfuerzo y la creatividad.

Para poder lograrlo se propone: 1) Que las campañas electorales sean financiadas exclusivamente con recursos públicos. Independencia efectiva de poderes y estricto respeto a las competencias exclusivas de los gobiernos subnacionales. Contar con un poder judicial independiente a fin de que: a) la corrupción y en general el uso de recursos públicos para fines privados sea efectivamente castigado, y b) un tercero imparcial pueda dirimir conflictos entre privados y entre éstos y el Estado.

2) Hacer una clara diferencia entre aquello que sólo puede ser provisto públicamente, como normas y mecanismos de cumplimiento, formulación y ejecución de políticas, infraestructura de uso general y redistribución del ingreso, y la producción y comercialización de bienes y servicios privados, tareas que se debe tender a que sean realizadas por organizaciones privadas en competencia, bajo regulaciones adecuadas que puedan hacerse efectivas.

Con la excepción, en lo que se refiere a propiedad, de la extracción en gran escala de recursos naturales no renovables, como hidrocarburos y litio, donde lo más conveniente serían empresas mixtas asociadas con las mejores empresas transnacionales en los respectivos rubros.

3) Que en adelante el gobierno general: a) funde su gasto exclusivamente en recursos tributarios –incluidas contribuciones especiales- restando de éstos los impuestos sobre extracción de recursos naturales no renovables, y b) fortalezca la planificación y los procedimientos de asignación eficiente de recursos públicos. Y se destine todo lo que genere la explotación de recursos naturales no renovables a un fondo destinado exclusivamente a apoyar el desarrollo de recursos humanos y a algunos proyectos estratégicos de infraestructura.

4) Sobre recursos humanos: empezar con una primera generación a la que se garantizaría nutrición y salud de calidad, y se le iría brindando educación, desde nivel pre-escolar hasta técnico y universitario, al mayor nivel posible dentro de estándares internacionales, capacitando previamente a nuevos docentes; e ir incorporando a las nuevas generaciones a este programa.

5) Garantizar efectivamente el derecho de propiedad de bienes, remuneraciones e ideas. Planificar y concertar con empresarios nacionales inversiones en industrias que vayan generando creciente valor agregado, orientadas a mercados externos, e invertir en la infraestructura pública correspondiente. Mantener un tipo de cambio competitivo y acordar estímulos adicionales, pero con vigencia limitada, a dichas inversiones.

6) Tender a eliminar diferencias entre áreas formales e informales. Facilitar el ingreso de empresas nuevas, más productivas, y la salida de las obsoletas, y la consiguiente movilidad laboral, protegiendo la estabilidad de los ingresos de los trabajadores, no de empresas o puestos de trabajo.

7) Desarrollar una cultura de servicio público eficiente y honesto, atrayendo para éste a gente talentosa y reteniéndola con adecuadas remuneraciones, promociones y reconocimiento en la medida en que mejoren, en forma mensurable, el desempeño del sector público.

Si nos pusiéramos de acuerdo en hacer cambios institucionales como estos y lográramos que se cumplan efectivamente, mejoraríamos sostenidamente nuestra competitividad -actualmente en el puesto 121 entre 138 (2017 The global competitiveness report 2016-2017) -, nuestro ingreso nacional y el empleo de calidad tenderían a aumentar sosteniblemente y se podría lograr en un futuro próximo que todos los bolivianos vivamos bien.

Y, por el contrario, en la medida en que la manera más fácil de hacer plata siga siendo usar el poder político y social en beneficio propio, nunca lo lograremos.

Iván Finot es MSc. en economía y experto internacional.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

125
2

Otras Noticias