Error político, económico y medioambiental

miércoles, 6 de septiembre de 2017 · 00:00
Todo hace pensar que el gobierno de Evo comete un gravísimo error político entercándose en la construcción de la carretera por el TIPNIS. ¿Por qué guarda en secreto las razones que tiene para insistir en la construcción de esta carretera? Las normas en vigor obligan a que toda inversión pública esté conforme a las exigencias de lo que se llama el TESA, es decir un estudio técnico, económico, social y ambiental y la posibilidad que la opinión pública lo conozca. Esa es la ley. ¿Por qué no se cumple? La falta de comunicación y transparencia del Gobierno le perjudica, pues abre la posibilidad de la especulación atribuyendo al Gobierno intensiones aviesas.

La pretendida "consulta” a las poblaciones concernidas sobre la conveniencia de hacer la carretera no fue idónea pues se pidió al pueblo pronunciarse en favor o en contra de un proyecto cuyas características, beneficios, riesgos y consecuencias no fueron explicados. 

Afirmar que la carretera traerá "desarrollo” o integrará dos regiones (Cochabamba y Beni) sin proporcionar otra información es ingenuo, pues una carretera per se sirve para poco. La construcción de una carretera es importante si se realiza inversiones colaterales que la rindan rentable, por ejemplo, en el campo de la agropecuaria, manufactura o turismos o que ayuden a aumentar los servicios sociales (educación, salud, etc.), pero todo ello debe ser dicho y planificado y no debe dañar el medio ambiente. Afirmar, como lo hace el Gobierno, que la carretera va a llevar escuelas y centros de salud es una idiotez, pues lo único que podría contribuir a llevar es material de construcción, el que debería continuar su trayecto por 60 kilómetros más desde la carretera hasta el primer poblado.

Entre las especulaciones a que da lugar el silencio del Gobierno está que Evo quiere dar más tierra para el cultivo de coca, que habría posibilidades secretas de explotación de hidrocarburos, que habría negociados por medio, que se trata de distraer a la opinión pública sobre un posible retiro de la demanda boliviana en La Haya contra Chile y otras. Pero, nadie sabe en realidad porqué el Gobierno se embarca en este proyecto. La invasión de cocaleros en el TIPNIS y/o la exploración buscando hidrocarburos destruirán completamente esta importante reserva natural con daños colaterales que podrían afectar a los departamentos de La Paz y Cochabamba.

Recientes declaraciones gubernamentales contribuyen a aumentar la preocupación sobre el cuidado del medio ambiente y los proyectos ocultos del Gobierno. El 24 de agosto pasado, el Vicepresidente dijo que "las áreas protegidas son un invento de los gringos” sugiriendo que debían desaparecer. Por su parte, el Ministro de Hidrocarburos anunció, el mismo día, que 100 áreas serían subastadas para ser sujeto de exploración de hidrocarburos. Presuntamente, estaría incluido el TIPNIS. Se trata de una importante arremetida del Gobierno contra el medio ambiente.

Se ha observado también que este proyecto viola el orden legal, incluso la Constitución Política del Estado y convenios internacionales. También genera preocupación la parte económica. Se supone que la carretera tendrá un costo final de 482 millones de dólares. Esa fue la cifra convenida en el año 2011 con la constructora brasileña OAS. En su momento, se rumoreó de un negociado de 100 millones de dólares. Los beneficios económicos y/o sociales de semejante inversión son desconocidos. Por otra parte, no obstante la Ley 180 que declaraba la intangibilidad del TIPNIS, el Gobierno, a espaldas de la opinión pública, empezó la construcción de esta carretera. El tramo I fue confiado a una "empresa constructora” llamada AMVI organizada por dirigentes cocaleros del Chapare y que no tiene vigencia legal. Este tramo está prácticamente concluido al igual que el tramo III. No se sabe cuánto se pagó a AMVI y, por supuesto, no hubo licitación. También se ha construido puentes en el núcleo del TIPNIS (tramo II).

Mucha gente especula que con la carretera por el TIPNIS, el Gobierno tiene la aviesa intención de proporcionar más tierra a los cocaleros. Respetando la opinión de los demás, pienso que la carretera (si se la hace) facilitará la penetración cocalera en el TIPNIS pero que no es la intención del gobierno, pues eso le importa poco. Pienso que el Gobierno tiene la intención de impulsar la exploración de hidrocarburos y que para ello necesita levantar la condición de intangibilidad y hacer desaparecer las figuras de parque nacional y territorio indígena. En ambos casos, los daños ambientales serían enormes. No obstante el fracaso de 500 años de extractivismo, todo hace pensar que el Gobierno quiere continuar en la misma vía.

Rolando Morales es economista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

206
6

Otras Noticias