Pasaron 15 años de la Guerra del Gas ¿qué cambió en Bolivia?

miércoles, 17 de octubre de 2018 · 00:08

La Guerra del Gas fue un levantamiento desde los sujetos marginados, quienes habían tomado consciencia de que el sistema capitalista y el modelo neoliberal les había negado como unNo Ser. En tal sentido, se encontraban en una situación de dominados, excluidos y sumergidos en la pobreza, sin posibilidades de participar en los espacios de decisión, que eran monopolizados por los partidos políticos tradicionales. Por otro lado, la economía del mercado les había conducido a la pauperización, por eso, en el caso de la ciudad de El Ato, la mayoría de los migrantes se había convertido en comerciantes informales. En cuanto a la cultura, el proyecto del mestizaje no tenía éxito, y resurgía la idea de la indianización delq'ara,en la que las wiphalas,ponchos y polleras se convertían en símbolos de la rebeldía.

En ese contexto se dio la Guerra del Gas, como una emancipación y rebeldía de el otro,que pretendía convertirse en el sujeto del nuevo proyecto, ese proyecto sería la Agenda de Octubre, con sus demandas: la nacionalización de los hidrocarburos y la Asamblea Constituyente para refundar la nueva Bolivia.

Pero 15 años después de la Guerra del Gas ¿qué cambios y retrocesos hay en nuestro país? Creemos que es importante reflexionar en torno a esta pregunta en el presente artículo de opinión.

Sin duda, la Guerra del Gas fue una interpelación al Estado boliviano y a través de éste al propio sistema capitalista que no funcionaba en el mundo. Razón por la que muchos estaban pendientes de lo que iba a pasar en la ciudad de El Alto y en Bolivia, porque podría tener repercusión en América Latina.

Estos levantamientos terminan en 2006 con la asunción de Evo Morales al poder político. Evo encarnó las esperanzas de un pueblo excluido y las posibilidades de refundar Bolivia bajo el otro paradigma de vida. En tal sentido, se instaló la Asamblea Constituyente, instancia en la que se reconoció la existencia de las 36 naciones originarias con sus propias formas de organización política, económica y cultural; así, por ejemplo, la democracia comunitaria, economía comunitaria, la justicia indígena y otras eran constitucionalizadas.

Esto, en nuestra opinión, fue un avance aunque no significativo. ¿Qué pasó con su implementación? ¿Quiénes deberían de ser los sujetos en llevar adelante las transformaciones en Bolivia? Los sujetos históricos del cambio creemos que son los indígenas, obreros y los sectores populares negados por el Estado republicano; ya que, las grandes transformaciones sólo son posibles desde las víctimas y no así desde el verdugo o dominante.

Sin embargo, los sujetos del nuevo proyecto, en el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), fueron expoliados de los espacios de decisión y sus reivindicaciones, así como sus símbolos de lucha, han sido subsumidos por el Leviatán del Estado Plurinacional. Ahora, los cambios se pretenden llevar desde aquellas personas que no han luchado en octubre 2003, como los Arce, Quintana, Rada, Zavaleta y otros, quienes no han sabido padecer las injusticias del Estado republicano.

Por eso, en Bolivia no hay grandes transformaciones en el “proceso de cambio”; más al contrario, hay contrarreformas a las reformas conquistadas en la Asamblea Constituyente. Pues para los actuales gobernantes no hay otro horizonte que no sea el capitalismo y el socialismo, y lo indígena sólo les ha servido para remozar el repertorio de sus discursos de legitimación en el poder.

Después de 15 años de la Guerra del Gas, el horizonte “indio” desde el cual se luchaba ahora está casi totalmente devaluado. Y la posibilidad de seguir pensando desde el negado indígena ya no es esperanzador. Por tanto, podemos estar nuevamente ante la reemergencia del proyecto mestizaje. Eso nos muestran las últimas marchas, como la de los cocaleros de los Yungas de La Paz, en la que sólo se ha visto enarbolar la bandera tricolor y no así la wiphala.

David Ali Condori es sociólogo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

206
104

Otras Noticias