Notas de un oncólogo para el Presidente

Por 
viernes, 10 de agosto de 2018 · 00:12

Con todo respeto, me permito dirigirme a su autoridad para mostrarle la realidad que viven los pacientes con cáncer en Bolivia. La experiencia de más de 25 años dedicados a mis pacientes con cáncer en Bolivia, me permite conocer la realidad y las necesidades en nuestro medio.

Me sorprenden sus declaraciones del Día de la Patria, cuando dice que “en la salud estamos avanzando…, estamos preparados para enfrentar el cáncer”. Días antes había declarado que “no me han orientado bien en el tema de la salud”, reconociendo así que existen graves fallas en el país.

En el discurso del aniversario del Estado Plurinacional, 22 de enero de 2018, se habló de ambulancias y equipos de hemodiálisis, pero nada se dijo sobre cáncer o radioterapia. El discurso cambia rápidamente, pero la realidad es que nada ha cambiado y la situación es trágica para los pacientes con cáncer.

Si cree que con “… tres centros de medicina nuclear” estamos preparados es porque ha sido mal orientado. Estos centros existen desde hace muchos años y no son suficientes. Recientemente se han desactivado dos unidades de radioterapia en La Paz porque los equipos son obsoletos. La recuperación de estos servicios, con nuevos equipos, no se puede hacer en menos de tres o cuatro años por razones técnicas.

La capacidad de tratamiento con radioterapia en todo el país no llega ni al 20% de la demanda y por eso el tiempo de espera para recibir tratamiento es de dos a tres meses. Muchos pacientes mueren en la espera. No se cura cáncer sólo con radioterapia, se necesita también cirugía y quimioterapia. Se necesitan centros de atención integral en todo el país. La demora en el diagnóstico es el principal factor de mal pronóstico, quiere decir que los pacientes ya no se pueden curar porque la enfermedad está avanzada.

El mayor error es no reconocerlo y persistir en él. La salud nunca ha sido prioridad en toda su gestión y los discursos no solucionan los problemas. Hace años las autoridades andaban en busca de ayuda internacional “porque Bolivia era un país pobre”. Hoy se declara que es un país “con el mayor crecimiento en América del Sur”. Hay pruebas de que no nos faltan recursos para obras como carreteras, aeropuertos y el teleférico. Una maravilla. Ya no somos un país pobre sino en crecimiento. Pero los recursos destinados a la salud son insuficientes y mal administrados.

Ha prometido construir “49 hospitales de segundo, tercer y cuarto nivel”. Sólo se habla de obras. ¿Y la educación? ¿Dónde vamos a conseguir los especialistas que van a trabajar en estos hospitales? Formar especialistas toma mucho más tiempo que construir hospitales. Podemos pensar en una solución de corto plazo, contratar expertos en el exterior que vengan a capacitar a nuestros profesionales. Pero hay que pagarles como se paga a los expertos que arman el teleférico.

Es cierto que ha sido “mal orientado”, por eso me tomo la libertad de escribir, manifestar, mi preocupación como especialista. Entre todas las autoridades que han pasado por este gobierno casi nadie conoce el problema a fondo, excepto el exministro Arce. Él tuvo el infortunio, como muchos otros bolivianos, de ser diagnosticado con cáncer en plena capacidad profesional. Pero tuvo la suerte de viajar al exterior, porque en Bolivia no hay las condiciones ni los medicamentos necesarios. No sabemos los detalles de su tratamiento, pero él ahora sí conoce cuán complejo y caro es el tratamiento del cáncer. Él sí podría explicarle por qué en Bolivia NO estamos preparados para enfrentar el cáncer.

Tenemos que comenzar por reconocer muchas limitaciones. No tenemos profesionales capacitados, ni en cantidad suficiente para atender a nuestra población. Tenemos que reconocer que la demora en el diagnóstico y la espera para el tratamiento está matando a los pacientes que podrían ser curados si fueran atendidos oportunamente, como prometió en su discurso del 22 de enero. No estamos preparados y las autoridades están mal orientadas para solucionar el problema. Debemos comenzar a trabajar con expertos y la solución no es a corto plazo.

Fernando Patiño Sarcinelli es médico oncólogo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

462
3

Otras Noticias