Terapia intensiva

49 hospitales y un discurso (para entender el SUS)

Por 
martes, 22 de enero de 2019 · 00:12

Los medios de comunicación, recientemente, han sido inundados con  las noticias sobre el Seguro Universal de Salud (SUS), causando expectativas en la población y en los profesionales de salud, pero no está claro cómo, cuándo y dónde va a funcionar. Curioso por conocer los detalles, he buscado más información para entender este beneficio “universal” para la población y me atrevo a presentar al lector un análisis, tal vez superficial, y un desafío a las autoridades. 

Ya se ha convocado a la población a inscribirse para gozar de este beneficio. Se estima que en las primeras dos semanas del año ya se ha inscrito “más de medio millón de beneficiarios”. Basta presentar la cédula de identidad y una factura de servicios, como prueba de la zona de residencia. 

El sistema va a verificar “si está afiliado a una caja de salud”, lo que hace presumir que los asegurados de la CNS u otros seguros serán excluidos. Seguro “universal” pero no tanto. Si alguien no tiene la factura de servicios a su nombre, se enreda en el trámite hasta demostrar su residencia. Parecen detalles pero para los más necesitados es un problema.

Como ciudadano, me tienta registrarme en el SUS ya que, imprudente como muchos bolivianos, no estoy inscrito en ninguna caja y tampoco tengo un seguro privado nacional, que cubre apenas a 1% de la población. Pero antes de realizar mi inscripción responsable como ciudadano, quiero saber cómo va a funcionar el SUS y la calidad de servicios que va a ofrecer.

Por el momento, el SUS no ha entrado en operación, está en fase de registro para dimensionar las necesidades. Se estima que 50% de la población no tiene ningún tipo de seguro y será el segmento beneficiado. 

Se ha anunciado la construcción de 49 hospitales en todo el país. En el portal del Ministerio de Salud vemos la lista y distribución de estas unidades por departamento. En La Paz serán 11 unidades, nueve en Santa Cruz, ocho en Cochabamba, siete en Potosí,  cuatro en Tarija y Beni, tres en Chuquisaca, dos en Oruro y uno en Pando. 

Está claro que la distribución de unidades guarda cierta relación con la población de cada departamento, pero no se conocen detalles de los criterios de distribución. Por ejemplo, por qué Cochabamba y Potosí tienen ocho y siete unidades, respectivamente, a pesar de que la población del primero es prácticamente el doble. 

El punto más importante es que a la vista, en el portal del Ministerio, esos hospitales están en el inicio de obra gruesa. En el mejor de los casos, ninguna de estas unidades va a estar concluida y equipada en menos de dos o tres años. Poner en funcionamiento estos hospitales es una cuestión más compleja y de largo plazo, y depende de la disponibilidad de profesionales.

Para eso se ha lanzado una convocatoria a los profesionales de salud (médicos, enfermeros, odontólogos, bioquímicos, fisioterapeutas “y otros”). El 16 de enero, el Ministro de Salud ha anunciado la inscripción de 4.500 profesionales que “serán seleccionados de forma pública y transparente”, lo que significa que el registro no garantiza un puesto de trabajo, ya que no se exige ninguna comprobación a los profesionales inscritos. Eso parece muy prudente. No obstante, es muy temprano para saber quiénes van a ocupar estos puestos y dónde van a trabajar. Ciertamente, es una tarea compleja, no sólo la calificación sino también la distribución de esos profesionales. 

Como médico, y coherente con mi compromiso de contribuir a la salud de los bolivianos, me gustaría entrar en el registro de profesionales y, francamente, aceptaría el desafío de trabajar en otros departamentos, como Pando, Oruro, Potosí o Beni, donde no existe ni un oncólogo conocido por la Sociedad de Cancerología. No obstante, como profesional, las incógnitas de dónde, cuándo, salario, condiciones técnicas, equipamiento disponible y sobre todo sostenibilidad a largo plazo del SUS, hacen difícil tomar la decisión con el riesgo de comprometer mi futuro en un programa de 49 hospitales en construcción, un discurso y números sin respaldo.

 

Fernando Patiño Sarcinelli es médico oncólogo
 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

211
2

Otras Noticias