Oikos& Finis

Impactos del crédito al sector productivo

Por 
miércoles, 23 de enero de 2019 · 00:09

Con el propósito de impulsar el desarrollo del sector productivo, a fines del 2013, el gobierno dispuso que las instituciones financieras coloquen créditos en el sector productivo (definidos como tales los sectores de agricultura, hidrocarburos, minería, industria, energía eléctrica, construcción, turismo y producción intelectual), hasta alcanzar a fines del 2018, conjuntamente con créditos de vivienda de interés social, el 60% de la cartera para los bancos múltiples y el 50% para los bancos Pyme. Dispuso también tasas de interés máximas para los créditos al sector productivo de acuerdo al tamaño de la unidad productiva (6% para las grandes y medianas empresas, 7% para las pequeñas y  11,5% para las micro). 

De acuerdo con cifras de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), entre diciembre de 2013 y noviembre de 2018  la cartera de créditos de las instituciones financieras destinados al sector productivo se ha incrementado de 3.300 millones de dólares a 10.900 millones de dólares (un 230%); vale decir, 7.600 millones de dólares en cinco años.

Sin embargo, de acuerdo con cifras del INE, entre el 2013 y el 2017, la participación en el PIB de los sectores económicos beneficiados con los mencionados créditos se ha incrementado moderadamente, siendo el sector agrícola el que mayor incremento registra. De hecho, la importante caída en la participación del sector hidrocarburos en el PIB ha sido fundamentalmente compensada por la mayor participación de los servicios de la administración pública, servicios financieros y la agricultura. 

Pareciera, entonces, que el objetivo de desarrollar el sector productivo induciendo y reduciendo el costo del crédito para las empresas que lo conforman no está generando los resultados esperados. Y es que mejorar el acceso a financiamiento no es suficiente para desarrollar el sector productivo, para ello es necesario también abordar paralelamente otros factores, como el acceso a mercados, acceso a tecnología, mejorar las capacidades de gestión de las empresas, desarrollo de infraestructura pública productiva y la seguridad jurídica, cuyo pilar fundamental es un Poder Judicial probo, imparcial e independiente.

Al abordar un solo factor, desatendiendo los demás, es poco probable que se logre desarrollar un sector productivo diversificado, que reduzca la aún alta dependencia de la economía a la explotación de materias primas.

Pero, adicionalmente al hecho de que la medida de colocar créditos en el sector productivo a tasas reguladas ha contribuido relativamente en su diversificación, viene generando otros impactos que preocupan, como que, entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018, la cartera de créditos colocada en el sector servicios -cuya participación en el PIB es importante, al igual que su desarrollo para dinamizar el sector productivo- apenas creció 1,4%. Y el acceso a financiamiento a futuro de este sector está condicionado a la demanda de financiamiento por parte del sector productivo. 

Preocupa también la reducción de los retornos para los ahorristas e importante caída que, respecto del 2013, se observa en la rentabilidad de los recursos que administran los denominados inversionistas  institucionales (fondos de pensiones y fondos de inversión), debido a que han tenido que invertir esos recursos en alternativas (bonos y pagarés emitidos por empresas en condiciones competitivas con las que ofrecen los bancos, depósitos a plazo fijo, valores públicos y otras) a tasas de interés decrecientes, con el consiguiente efecto sobre las pensiones de jubilación de los afiliados y ahorros de las personas.

Bajos retornos por largo tiempo que no reflejan el riesgo de los desequilibrios macroeconómicos existentes (déficits fiscales y en cuenta corriente persistentes con pocas perspectivas de revertirse en el corto plazo) pueden inducir a buscar alternativas que ofrecen un mayor retorno con menor riesgo en un contexto internacional de tasas de interés con tendencia al alza. 

 

Armando Álvarez Arnal es analista económico y financiero.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

54
6

Otras Noticias