Julio Ríos Calderón

Día de la igualdad

viernes, 11 de octubre de 2019 · 00:14

El 11 de octubre fue establecido como Día de la Mujer Boliviana en homenaje al nacimiento de Paz Adela Rafaela Zamudio Ribero, quien fue escritora, maestra, poetisa y defensora intransigente de las mujeres de su época, además de precursora en educación laica, y la reivindicación pedagógica, social y cultural de las mujeres bolivianas.

Fue la expresidenta Lidia Gueiler Tejada, la única mujer en el país que llegó a esas funciones, quien durante su corto mandato en 1980, aprobó un Decreto Supremo instituyendo el 11 de octubre como Día de la Mujer Boliviana en honor al nacimiento de la escritora cochabambina.

Simboliza octubre un mes femenino. Contiene un día especial para todas las mujeres bolivianas, el 11 de marzo, fecha que dignifica, reivindica y especialmente recuerda con admiración y gratitud, a todas aquellas mujeres que lucharon, demandaron, exigieron, y transformaron el mundo.

Arriesgaron su propia vida por la lucha de la igualdad de género en todas las facetas: social, político, legal, económico, familiar, entre otros, en un pasado muy difícil y resistente al que vivimos hoy en día.

No falta mucho por recorrer para conseguir una verdadera igualdad de género. Sin vacilación no se puede negar que todo lo que las mujeres han recorrido y avanzado hasta hoy, es un logro muy grande en la historia de la humanidad.

En Grecia, la mujer era vista como un “hombre pero incompleto y débil”, según el filósofo Aristóteles. En Roma donde las mujeres no podían participar en la vida política y ciudadana. Además de ello, no tenían nombre propio, las niñas no deseadas eran abandonadas al nacer y condenadas a la esclavitud si conseguían sobrevivir.


Durante la Edad Media , hubieron mayores oportunidades de trabajos para las mujeres en el mundo laboral, sin embargo, las condiciones de inferioridad de género se mantenían, en cuanto al control y poder del hombre sobre la mujer, afectando de manera sobre dimensionada el sueldo.


A finales del siglo XV la crisis económica generó grandes transformaciones. Se afectó de manera negativa a la mujer, la educación pasó a pertenecer únicamente al hombre, excluyendo a la mujer de la universidad y alejándola de las profesiones que estaban encaminadas a realizar, dirigiéndola al ámbito familiar únicamente.

En el siglo XX, los tiempos y las estructuras sociales comenzaron a cambiar para las mujeres, debido a su incorporación masiva al mundo laboral, gracias a las dos guerras mundiales, irónicamente. Mientras los hombres iban al combate armado, las mujeres tuvieron que quedarse a cargo del trabajo y no sólo de la casa, como factor clave de la economía de estos tiempos.

Los avances de la mujer y la igualdad en el tiempo, podremos darnos cuenta que no hace mucho (hasta la víspera de la Segunda Guerra Mundial) que la mujer todavía debía solicitar el permiso del marido para ejercer una profesión, matricularse en una universidad, presentarse a un examen, abrir una cuenta bancaria, solicitar un pasaporte, un permiso de conducir, entre otras limitaciones.

Todo ello llamó reflexionar sobre el poco tiempo que realmente ha pasado desde la “liberación” de la mujer. Para ser exactos, sólo han pasado muchos años, desde que la mujer se ha ido liberando no sólo constitucionalmente y legalmente, sino también mental y emocionalmente para encontrarse con ellas mismas.

Si bien es cierto, el tiempo de cambio ha sido relativamente poco, el proceso ha sido intenso y ha tenido avances muy productivos a favor de la mujer, contra siglos pasados de supresión y opresión contra ella.


Hoy la mujer del siglo XXI, es un ser libre en búsqueda de reivindicación y empoderamiento femenino. La mujer de este siglo elige qué estudiar, si vive solas o en pareja, si tendrá hijos o no, entre otras miles de decisiones que hace muchos años   no era posible.

Las mujeres bolivianas de hoy en día si viven y trabajan mucho mejor. Ya se puede hablar de una igualdad real hombre-mujer. Hoy quieren hacerlo todo, al mismo tiempo y bien hecho.

Algún día, dejará de existir el “Día de la mujer” como un día de género de la minoría frágil y se cambie por el “Día de la Igualdad”. Así se reflejaría realmente lo que ellas buscan: respeto, porque el respeto, al final y al cabo, no tiene género.

Julio Ríos Calderón es periodista y escritor.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

15
15

Otras Noticias