Carta abierta a María Galindo

Lectores

viernes, 25 de octubre de 2019 · 00:09

Querida María:

Coincidimos contigo cuando hablas de la gravedad de la crisis política en Bolivia y diagnosticas que hemos quedado atrapadas en una gigantesca “pelea de gallos”. Hay dos fuerzas confrontándose ahora en Bolivia, de la manera más irresponsable, más violenta y más estéril. Hay muchas -y quizá algunos- que no nos sentimos ni representadxs por quienes se confrontan ni expresadxs por sus discursos prepotentes y racistas o disciplinadores y ciegos.

En contraste con la enorme cascada de luchas, rebeliones y desacato social que hoy sacude a América Latina, protagonizada y nutrida por la fuerza que han inyectado en la vida política incontables colectivos, y fuerzas feministas en los distintos países, en Bolivia estamos atrapadas en una infame y violenta pinza que nos amarra a escoger entre un decadente caudillo enriquecido o una coalición de señores que retornan a disputar los privilegios que nuestra fuerza colectiva desatada comenzó a desmontar en otros años.

¡¡¡Es inadmisible la situación!!! ¡¡¡Es grotesca la perspectiva!!! ¿Cómo vamos a colocarnos detrás de la coalición cívica que con tanta rudeza ha defendido privilegios coloniales durante años? ¿Cómo es posible que la otra “opción” sea únicamente admitir el continuismo de un gobierno que está agotado después de haber rifado toda la energía de lucha y la autonomía política de las organizaciones sociales?  

Como en otras ocasiones, la caótica situación configurada en el país quiere empujarnos a aceptar en silencio la violación que se hace de las reglas acordadas, de los compromisos adquiridos, de la palabra dada. ¿Cómo hemos llegado hasta acá? Porque la lucha del Tipnis fue reprimida y sigue el asedio a los territorios, porque la vida en la Chiquitania ha sido impunemente devastada, porque el afán extractivista se lanza sobre reservas naturales, aunque Tariquía siga en pie de lucha.

Porque hay sordera, violencia y amenaza como vida cotidiana. Porque no decidimos desde abajo, porque se ningunea nuestra palabra.

Coincidimos contigo en que no podemos quedarnos ni calladas ni paralizadas en esta pinza indecente. Por eso saludamos tu iniciativa de encontrarnos entre mujeres diversas para salir del entuerto al que hemos llegado. Necesitamos restablecer principios mínimos en la vida política boliviana que no sean caminos directos al desastre. Necesitamos pensar juntas, como estamos haciendo en muchos lugares de América Latina para subvertir los límites que se nos imponen.   

Te tomamos la palabra y te decimos que nos interesa abrir espacios de encuentro para intervenir, pronto, antes de que no sólo tengamos que curar heridos, sino que nos veamos obligadas a enterrar muertos de ambos bandos. Una mediación de la palabra lúcida de las mujeres es más que necesaria hoy en Bolivia, para romper este juego de suma cero en el que parece que estamos encerradas.

Necesitamos poner límites a todos los abusos, a la prepotencia y la violencia estatal, y social fascistizante; necesitamos entre muchas y diversas, poner a raya el racismo que renace; necesitamos volver a colocar la vida digna en el centro y parar la irresponsabilidad, y ambición de quienes hace años no nos respetan.

Necesitamos tejer una voz colectiva de mujeres en lucha, de feministas jóvenes y maduras que nos brinde la fuerza, y la lucidez que hoy se requiere. 

Te tomamos en serio, María. Encontrémonos para conversar y neutralizar la polarización estéril que sólo cierra posibilidades.

Firmas colectivas
Aquelarre Subversiva
Colectivo Mujeres, Territorios y Resistencias
Colectivo Territorio Feminista
Colectivo de Mujeres Imillas
 Firmas individuales
Raquel Gutiérrez Aguilar
Claudia López
Dunia Mokrani
Claudia Cuellar
Angélica Becerra
Tanja Tomichá
Lola Gutiérrez
Ana Britos
Fátima Guzmán
Leydi Lizeth Choque Calderón
Patricia Chávez
Marxa Chávez
Nina M.Cortez
Tania Quiróz
Eliana Quiñones
Malena Rodríguez

48
18

Otras Noticias