Hugo Siles Espada

Los nuevos motores del crecimiento

jueves, 03 de octubre de 2019 · 00:09

Entre 2006 y 2014, el motor principal del crecimiento económico en Bolivia fue la mejora sustantiva de los términos de intercambio de nuestras principales materias primas, lo que  permitió  el superávit comercial, superávit en cuenta corriente y  el superávit fiscal y, por ende, el incremento de las Reservas Internacionales Netas.  

Desde 2015 a 2019, tras la caída de los precios de las materias primas,  el motor del crecimiento pasó a ser el gasto público (consumo e inversión), financiado por el incremento de la deuda externa e interna y la caída de las Reservas Internacionales Netas, que se reflejan en el déficit fiscal. 

¿A partir de 2020 hacia 2025 cuáles son los nuevos motores del crecimiento? 

Anabel González, en el foro organizado por la Cámara Nacional de Industrias titulado Perspectivas para Bolivia y Latinoamérica en el actual contexto político y económico,  señala que los nuevos motores del crecimiento son: 

1.– La inversión extranjera directa, que financiaría el desarrollo productivo, incrementaría la productividad y el uso eficiente de los recursos, aumentaría la integración a los mercados internacionales, permitiría acceder a nuevas tecnologías, mejoraría la capacidad de innovación y prácticas gerenciales, y generaría empleo y mejoraría el capital humano.

2.– La innovación, que permitiría incrementar la productividad, mejoraría los productos y los procesos de producción, agregaría valor, transformaría la estructura productiva, y aumentaría la competitividad internacional. 

3.– El emprendedurismo, que posibilitaría abrir nuevas oportunidades y promover el crecimiento inclusivo, apoyaría el surgimiento de gacelas en los negocios, fortalecería los encadenamientos entre empresas, y el entramado empresarial y fomentaría la innovación.

4.– La integración comercial, que fomentaría la apertura de nuevos mercados, sobre todo  para la producción industrial, apoyaría la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas, fomentaría el desarrollo de cadenas regionales de valor e incrementaría la inversión nacional y extranjera.

5.– La competencia, que incrementaría la productividad y la asignación eficiente de los recursos, reduciría los precios para consumidores y productores, aumentaría la oferta de bienes y servicios, mejoraría la competitividad en los mercados internacionales y fomentaría la innovación.

Para poner en marcha estos nuevos motores es fundamental priorizar el mejoramiento del clima de negocios para la inversión nacional y extranjera, con énfasis en el fortalecimiento de la seguridad jurídica, la protección de la inversión, y la simplificación de trámites que faciliten la formalización y crecimiento empresarial.

Asimismo, es imprescindible facilitar el comercio y la conexión a los mercados, a través de la reducción de los costos de exportación e importación y la mejora de la logística; reducir obstáculos al comercio intrarregional y explorar nuevas opciones de integración regional.

Finalmente,  para dar arranque a los nuevos motores es fundamental fortalecer las capacidades de promoción de exportaciones y atracción de inversión a través de la creación de instituciones especializadas y del desarrollo de nuevas estrategias.

 

Hugo Siles Espada es economista y comunicador social. 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

33
9

Otras Noticias