Franz Rafael Barrios González y Franz Xavier Barrios Suvelza

¿Por dónde salir del drama que se cierne sobre Bolivia?

sábado, 09 de noviembre de 2019 · 00:08

Sin seguir profundizando sobre la serie de elementos materiales ampliamente identificados que prueban el grotesco fraude electoral que hoy moviliza a Bolivia, nos detengamos en la suspensión del Sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP). El TREP tiene un capítulo dentro del reglamento para las Elecciones Generales de 2019, cuyo Art.  52 (Objeto) claramente reglamenta que este sistema: “(‘) permite transparentar el resultado de las elecciones (‘)” Es decir, que, si bien procesa datos “preliminares”, los mismos, por imperio de su objeto, son la garantía de la transparencia y celeridad del resultado final electoral, he ahí su importancia, que no admite irregularidades, ¡menos la injustificada interrupción y reanudación “abracadabresca” 23 horas después con sospechosos datos! 

Al respecto, debemos señalar que por esta sola interrupción del TREP del TSE que no fue transparente, todo el último proceso electoral se ha viciado de nulidad, según al Art. 4 de la Ley 018 del OEP que expresamente dispone: “13. Todos los actos y decisiones del Órgano Electoral Plurinacional son públicos y transparentes, bajo sanción de nulidad (‘)”. 

La solución a esta altura ya no parece ir pues por exigir una segunda vuelta que eventualmente saliera de la auditoría externa “vinculante”, sino por declarar las elecciones como nulas, ya por efecto de vulneración del Art 4 citado. O, en otras palabras, incluso una auditoría si fuera imparcial y seria tendría que llegar a la misma conclusión de que, sin necesidad de revisar actas “raras”, la sola infracción del precedente artículo sería suficiente para anunciar, más bien, la nulidad de las elecciones. 

Como quiera que fuera esta solución no es imaginable sin que Mesa y Morales en las próximas horas no pacten una difícil pero impostergable salida política al drama que vive el país. Mesa debería proponer ya una reunión con el Presidente y acordar un acuerdo político para nuevas elecciones y la conformación de una nuevo Tribunal Electoral con carácter “excepcional y transitorio”, conformado de tal manera que ambas partes tengan vocales que puedan ser aceptados por todos. 

Por ejemplo, tres “de confianza” de Evo, tres de Mesa, bajo la condición de que todos sean notables y decentes. ¿Qué no los hay? Tal vez no los ideales, pero sí con cierto “capital de credibilidad”. 

Sólo a título de ensayo, nos imaginemos de un lado a Juan del Granado, al exmagistrado José Antonio Rivera y, del otro, a Rodríguez Veltzé y al embajador boliviano en el Perú Gringo Rodríguez, del otro, por sólo mencionar cuatro de los siete hipotéticos que, según esta lógica, podrían acabar de designarse mediante una ley extraordinaria a efectos del pacto urgente. 

Un séptimo podría ser propuesto entre ambas partes con inédito aval de la OEA y de otras instancias internacionales que goce del prestigio necesario. Si el acuerdo sale, los actuales renuncian y la Asamblea Legislativa, como efecto del acuerdo, posesionaría al nuevo TSE ajustando todos los detalles de suplencias respectivas. 

Si Morales dice tener “apoyo”, cree incluso que sigue siendo “mayoría” y que “no lo abandonan”, entonces, ¿a qué le tendría que temer? Si el apoyo de Evo es real (García y otros secuaces muestran un mapita de Bolivia prácticamente “azul” con “lunares naranjados” convencidos de su “arrastre”), que lo confirme con un TSE independiente y un proceso limpio. El contra escenario sería un desenlace fratricida entre bolivianos.

Finalmente, hay que recordar que Morales es un candidato “chuto”, que su testarudez está llevando al país al barranco, que su gestión antes de esto ya estaba estropeada por sus permanentes escándalos y ahora está destrozada por sus arengas anti-civilizatorias de castigar a la gente que reclama su voto en las calles. Como nunca Evo tiene mucho que perder si se encapricha en imponerse a la mala, por la fuerza del “meterle nomás”. Morales se parecía cada vez más a Mugabe en los últimos tiempos, pero en los últimos días, su soberbia recuerda cada vez más la prepotencia de Ceausescu. Está a tiempo de evitar un “baño de sangre” o de ser responsabilizado por el.

 

Franz Rafael Barrios González y Franz Xavier Barrios Suvelza son analistas.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

43
2

Otras Noticias