Daney Valdivia

Ciclo financiero y ciclo del producto

jueves, 26 de diciembre de 2019 · 00:09

Terminando la gestión, es importante pensar en uno de los ejes principales de cualquier sistema económico, el sistema financiero y la política financiera. Es así que la presente revisión pretende dar algunos puntos a tener en cuenta sobre su estado.

En línea con Apostoaie y Percic (2014) se entendería que el ciclo del sistema financiero es la “gallina de huevos de oro”, al ser procíclico al ciclo económico. Evidencia que es concordante con Jorda, Schularik y Taylor (2012), Bhattacharya (2011) y Bernanke y Gilchrist (1999), entre otros.

Entonces, se entendería que la estabilidad del sistema financiero y su ciclo juegan un rol importante en la determinación del espacio monetario, y fiscal, Benetrix y Lane (2011) y Borsi (2018), entre otros. Así, el ciclo de este sector  juega un rol importante en anticipar el ciclo y la actividad económica en un país. 

En este contexto, primero, revisando los datos e información publicada en el Banco Central de Bolivia con datos mensuales, observamos patrones en el comportamiento del ciclo de depósitos, créditos y el excedente del sistema financiero.

Si bien la economía boliviana ingresó a la etapa de menor ritmo de crecimiento desde el año 2014, el ciclo financiero boliviano lo antecedió con un comportamiento procíclico y adelantado en un trimestre, puesto que este redujo sus tasas de crecimiento desde el tercer trimestre de 2011, mostrando en el mejor de los casos tasas de crecimiento de hasta 25% hasta su último valor registrado, 6,3%, con un ciclo promedio de tres años. 

Entonces, en el transcurso de la historia si bien los Policy Makers realizaron distintas políticas con el propósito de reactivar el ciclo financiero, la persistencia en menores tasas de crecimiento en el contexto actual de ciclo económico probarían la habilidad de los Policy Makers para reactivar el ciclo económico, considerando que el espacio monetario se contrajo en los últimos años; por ejemplo, tanto para realizar redención anticipada de OMA, como reducción de tasas de encaje legal.

Al mismo tiempo, se tiene que el ciclo de los depósitos presenta un comportamiento más contemporáneo y débilmente procíclico con el ritmo de la economía, que sistemáticamente desde mediados de 2016 presentó menores tasas de crecimiento que las del crédito, reflejándose más la caída en cajas de ahorro y depósitos de a la vista. El primero mostrando un movimiento contemporáneo y procíclico al movimiento del producto y el segundo mostrando rezago de cuatro meses aproximadamente. 

Así,  el comportamiento de los depósitos muestra una tasa negativa de variación a 12 meses de 0,4% en los depósitos. El ciclo de depósitos muestra una amplitud promedio de 11 trimestres; sin embargo, queda la pregunta ¿Qué tipo de políticas emprendemos para incentivar el ahorro en el sistema financiero? Si desde mediados de 2019 el volumen de créditos excedió el volumen de depósitos, sacrificando sistemáticamente al excedente financiero y reduciéndose la demanda por circulante desde finales de la pasada gestión.

Si bien la cartera y el crecimiento presentan la misma persistencia, la cartera presenta el doble de la volatilidad que el producto; y si bien los resultados empíricos muestran que este antecede al producto, en este momento ingresas nuevas preguntas, ¿cómo reaccionó la recaudación impositiva a la tasa de crecimiento de la cartera en los últimos años y cuál se espera la reacción de esta en los meses venideros?, ¿cuál es la reacción de la economía si logramos despegar el ciclo financiero?

 

Daney Valdivia  es economista, miembro del grupo de economistas expertos en proyecciones para Ifo Institute – Leibniz Institute for Economic Research at the University of Munich, Bloomberg y Banco Central de Bolivia.  Docente de programas de posgrado, exdirector ejecutivo de la Autoridad de Impugnación Tributaria.

10
12

Otras Noticias