Jorge Patiño Sarcinelli

Males menores y pecados mayores

miércoles, 04 de diciembre de 2019 · 00:09

Dios, que nunca se había ido del todo, ha vuelto con fuerza al escenario político boliviano metido en las biblias de Camacho y Añez, y embutido en las críticas internacionales al nuevo gobierno, acusado de ser de ultra derecha por el mero hecho de andar Biblia en mano. 

Nada cuenta para la izquierda periodística que el exguerrillero García Linera se haya casado en la iglesia, o que Eva Copa, la joven masista y nueva presidenta del senado invoque a Dios para explicar los recientes acuerdos, o que durante el conflicto el ministro Romero rezara para que el Señor traiga la paz que él no lograba, y tantas otras referencias religiosas que no han dejado de aparecer en gestos y discursos, y que son más culturales que doctrinarias, más actuadas que sentidas.

Dice mal de un político invocar a Dios para fines proselitistas y es pecado de mal gusto aparecer con un viejo bodoque evangélico en los balcones de Palacio. Pero sospecho que son otros pecados mayores los que todavía cometerá esa nueva estrella de la política boliviana. 

Bueno, ese Dios, que según Espinal es de izquierda y según Escrivá de derecha, ha decidido en su inescrutable sabiduría dar a Bolivia, como premio o castigo no sabemos, lo que los chinos llaman tiempos interesantes y que en buen cristiano llamamos crisis; es decir, momentos de grandes decisiones. 

De hecho, estamos donde estamos como consecuencia de grandes decisiones, unas buenas y otras malas, que han afectado el destino de sus personajes y del país. Camacho decidió arriesgar y ganó. Y Evo, cuando la cosa se puso difícil, paniqueó, renunció y huyó del país. En las grandes decisiones se revelan las personas, y cada uno decide con las hormonas que Dios le dio.

Ahora, le toca al país iluminarse para tomar las grandes decisiones que definirán su suerte a corto plazo. En estas no hay un coraje colectivo que demostrar, pero cuenta, como lo demuestra lo vivido, un espíritu democrático, que es la virtud nacional equivalente a las hormonas para un individuo. Quizá podamos hablar también de una inteligencia colectiva, pero como ésta se aplazó en años anteriores, no sé cuánta fe poner en ella. 

La decisión que ha dado un giro al panorama electoral ha sido la de Camacho. Él y Pumari habían declarado que serían candidatos “si el país lo demandaba” sin explicar cómo ni cuándo se determinaría esa demanda. Por lo visto, han oído alguna voz celestial que les dijo al oído que el pueblo dice sí. Vox dei, vox populi.

Los recientes eventos han expresado un rechazo demasiado grande al MAS como para pensar que un candidato de este partido pudiese ser elegido. Carlos Mesa, cuyo caudal de votos se debía en gran parte al anti evismo, ha desilusionado y su candidatura se ha desinflado. Así que la candidatura Camacho (con o sin Pumari) parece la más fuerte. 

No aparecerán otras opciones del cielo: Dios no hace esos regalos. Pero no contentos con ese favoritismo, Camacho, Pumari, Añez y otros vienen otra vez con la cantaleta de una candidatura única “para unir la oposición”, como si todavía hubiese un Evo que derrotar. Es curioso que lo diga la presidenta.

Me parece profundamente anti democrático que un pequeño grupo le quite al pueblo opciones para lograr una victoria fácil. Si son tan machos, como se dicen, compitan. Dejen que el rango de preferencias del electorado determine una composición plural, como debe ser, del parlamento. Como su nombre, lo indica, es ahí donde se deben escuchar todas las voces y buscar el consenso democrático que respete la voz de las minorías.

Habrá entre los electores fervorosos creyentes en todas esas candidaturas. No es este el espacio para hacer un análisis de las difíciles perspectivas para el país con la victoria de cualquiera de ellas, pero siento que estamos ante el escenario ineludible y poco ilusionante de elegir el mal menor. Hagámoslo sin olvidar que, aunque sea de los males sea el menor, seguirá siendo un mal, y con él tendremos que vivir. ¡Válgame Dios!

 

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor
 

 

66
16

Otras Noticias